Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan de Dios García
Viernes, 17 de febrero de 2017

Los cazadores estamos hartos, triste y dolorosamente hartos

Guardar en Mis Noticias.

Por Juan de Dios García Martínez, delegado provincial de Albacete de la Federación de Caza

El pasado día 4 de febrero, coincidiendo con el último domingo hábil de la temporada de caza, promovidas por diversas asociaciones denominadas animalistas y alguna formación política, se convocaron en varias capitales de provincia manifestaciones en contra de la caza. Dicha convocatoria promovida desde la ignorancia, el odio y el sectarismo fue un rotundo fracaso prácticamente en todas las ciudades donde se convocó.

 

No es preciso recordar, que en estos últimos meses los ataques contra los cazadores en las redes sociales por parte de éstos colectivos han sido particularmente activos, se nos acusa de asesinos, se nos relaciona con la violencia de género, de maltrato animal, se fomenta el delito en forma de denuncias falsas así como la alteración y robo de señalizaciones de cotos, etc…, Hace falta ser miserable y maligno para promover este tipo de acciones y acusaciones.

 

Desde estos grupúsculos, se intenta confundir a la ciudadanía con cifras de maltrato o abandono de perros fundamentalmente, que no se ajustan a ningún documento o estudio oficial, sino simplemente son datos interesados y que podrían ocultar otros intereses espurios, donde amparándose en lo que podría ser un acto noble de protección animal, puede ocultarse otra actividad  según nos denuncia la  revista Jara y Sedal de febrero de 2017, en la que desmonta datos y pone al descubierto algunas actuaciones poco claras de éstas Asociaciones denominadas de protección a los animales. Probablemente quienes se denominan animalistas y dedican todo su esfuerzo a lo que ellos entienden que es su salvación tengan a sus familiares internados en Centros geriátricos, para que les atiendan otros. ¡Cuánto esfuerzo derrochado!.

 

Lo más triste de todo esto, es que los cazadores, por el mero hecho de serlo, somos el blanco de toda la ira que genera la ignorancia y todo el odio acumulado por estos individuos, en su gran mayoría muy jóvenes y por lo tanto fáciles de manipular, sobre todo en las redes sociales. Tal y como dije en la entrevista aludida anteriormente, no se puede estigmatizar a todo un sector ni a todo un colectivo, por la actuación de un individuo aislado. Reconozco que puede haber situaciones de maltrato, que lo hay  y que lo seguirá habiendo, de la misma manera, que ha habido políticos corruptos, con seguridad los sigue habiendo y los habrá, como también ha habido malos profesionales en cualquier ámbito público o privado. Pero no por la actuación aislada de un individuo, debemos estigmatizar o criminalizar a todo un colectivo. El hacer el bien o el mal, es inherente a la condición humana y cada cual lo aplica según su personalidad y modo de pensar y actuar. Para eso se hicieron las Leyes, para armonizar la convivencia y deben aplicarse en cada caso.

 

No es menos triste, que nuestro colectivo, el de los cazadores, ante todas estas irracionalidades e insultos que recibimos y que se vierten cobardemente en las redes, no hayamos sentido el más mínimo apoyo por parte de ningún partido político, ni PP, ni PSOE, se han manifestado, por supuesto nada esperamos de Podemos ( recordemos que al menos en Albacete, era uno de los promotores de la manifestación), aún cuando los partidos son conscientes del granero de votos que suponemos y que la caza en sí misma es una actividad  que en nuestra región genera riqueza y es un elemento fundamental en la gestión de nuestros espacios naturales y fundamental para el mantenimiento de determinadas especies hoy menos amenazadas que antaño.

 

Podría darse el caso, más que probable, que los cazadores, estemos facilitando a los que nos odian, nuestras fincas y acotados para que muchos de estos grupos o individuos aislados se entretengan en elaborar estudios, que probablemente están financiados por el dinero que los cazadores generamos y luego sean utilizados para atacarnos e ir en nuestra contra.

 

Ante todo esto, los cazadores nos estamos limitando a cumplir con las normativas que nos afectan, que no son pocas y a intentar responder a los ataques, de momento con comunicados y acciones legales, acertadamente dirigidas. No obstante, creo que se espera algo más. El pasado martes en el transcurso de una entrevista que desde determinada cadena de radio, se me hacía. Una de las preguntas era, si los cazadores estaban dispuestos a manifestarse. Mi respuesta fue, que era una opción que posiblemente empezara a barajarse y textualmente dije: “cuando los cazadores salgamos a la calle, habrá consecuencias y se moverán sillones”.

 

En el año 2008, los cazadores fuimos convocados a manifestarnos, los cazadores, adscritos a la Federación de Castilla la Mancha, tuvimos un papel notable en Madrid, contribuyendo con nuestra presencia fuimos capaces de hacer caer a una Ministra y a una Ley. Dicho esto, he de reconocer, que los cazadores no deberíamos manifestarnos por el hecho de serlo, puesto que practicamos una actividad legal y reglada, que como decía anteriormente crea riqueza y mantiene los espacios naturales y por ello a diversas especies hoy protegidas. La Federación de Caza de Castilla la Mancha, está integrada por alrededor de quinientas Sociedades de Cazadores, con un total de 13.600 cazadores federados y sus familias,  que mantienen una caza social y fomentan el arraigo de nuestros pueblos..

 

Porque reitero, estamos ya,  hartos, muy hartos, triste y dolorosamente hartos.

 

 

Fdo. Juan de Dios García Martínez

Delegado Provincial de Albacete

 

 

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress