Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Semanal
Jueves, 16 de marzo de 2017
La Delegación del Gobierno informa: En el marco de la operación “Torcio”

La Guardia Civil desarticula una organización criminal especializada en estafas por internet

Guardar en Mis Noticias.

Se han esclarecido ciento doce hechos delictivos cometidos en todo el territorio nacional

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal especializada en cometer estafas por internet, en todo el territorio nacional, deteniendo a doce personas como presuntas autoras de ciento doce hechos ilícitos.

 

Desde hace aproximadamente tres años se estaban recibiendo denuncias en el cuartel de la Guardia Civil de Bolaños de Calatrava, procedentes de toda la geografía nacional, por estafas, cometidas a través de determinadas aplicaciones y páginas de Internet dedicadas a la compraventa e intercambio  de productos, cuyos presuntos autores residían en la citada población.

 

La Guardia Civil de Pozuelo de Calatrava inició la denominada operación “Torcio” y recabó todos los datos de interés para la investigación contenidos en las denuncias, lo que permitió localizar dos domicilios utilizados por los presuntos autores en la localidad de Bolaños de Calatrava, sobre los que se establecieron dispositivos policiales de vigilancia para identificar a todas las personas que pudieran estar relacionadas con estos hechos.

 

Al mismo tiempo y en colaboración con entidades financieras, comprobaron los titulares de las cuentas bancarias que utilizaban las personas a las cuales se investigaban por estos hechos; y se comprobó que varios residentes en estos domicilios realizaban numerosas extracciones de efectivo, tanto en cajeros automáticos como en el interior de las entidades. Simultáneamente se comprobó la titularidad de los números de teléfono utilizados por los investigados para establecer las comunicaciones con sus víctimas.

 

La Guardia Civil contactó con numerosas víctimas y averiguó que los autores les exigían que les remitieran copia del DNI al formalizar la supuesta compra. Una vez que tenían las copias en su poder utilizaban estas identidades para cometer las estafas a través de internet, sin que las personas a la que pertenecía esta documentación tuvieran conocimiento de ello.

 

Los investigadores de la Guardia Civil tuvieron muchas dificultades para obtener determinados datos, tanto bancarios como de telefonía, ya que los investigados, cambiaban con mucha frecuencia la titularidad de las cuentas bancarias y de los teléfonos.

 

Una vez reunidas las pruebas incriminatorias suficientes se realizaron dos registros domiciliarios en la localidad ciudadrealeña de Bolaños de Calatrava, que dieron como resultado la incautación de varios teléfonos móviles utilizados en los hechos delictivos, además de formularios de envío utilizados para fingir los envíos de los artículos ofertados a través de las redes sociales y libretas de cuentas bancarias utilizadas en estos mismos hechos.

 

La Guardia Civil detuvo al ciudadano rumano S. D. T., de 21 años de edad y al ciudadano español J. C. C. S., de 25 años de edad, ambos vecinos de Bolaños de Calatrava, como presuntos autores de varios delitos de estafa y usurpación de estado civil.

 

 

La información obtenida en los efectos incautados en los registros y la colaboración ciudadana permitieron a los investigadores determinar el modus operandi empleado por los presuntos autores, quienes formaban parte de una organización criminal junto con otras personas implicadas en los hechos.

 

 

 

 

Como resultado de estas investigaciones, la Guardia Civil detuvo al resto de los integrantes de la organización criminal J.B.B., de 21 años de edad y vecina de la localidad guipuzcoana de Irún y los residentes en la provincia de Ciudad Real B.G.L., de 34 años de edad y vecino de Pozuelo de Calatrava, M.A.S.P., de 46 años de edad y vecina de Malagón y S.L.L.,  de 53 años de edad y vecino de Bolaños de Calatrava, todos ellos de nacionalidad española.

 

Z.L.B.B., de 49 años de edad, L M.E.I.Á., de 30 años de edad y .F.M.R., de 21 años de edad, todos vecinos de Bolaños de Calatrava  y de nacionalidad colombiana.

 

I.V.R., de 37 años de edad y vecino de Llanos del Caudillo, I.M.U., de 29 años de edad y C.S., de 31 años de edad, ambos vecinos de Bolaños de Calatrava, todos de nacionalidad rumana.

 

MODUS OPERANDI.-

 

Los investigados insertaban anuncios en diversas plataformas de compraventa por internet, donde ofrecían terminales de telefonía móvil, videoconsolas y otros efectos a un precio muy por debajo del valor de mercado. Una vez que la víctima se interesaba por el producto le facilitaban un número de teléfono mediante el cual, vía mensajería instantánea, mantenían una conversación en la que el vendedor facilitaba una fotografía del producto ofertado, negociando ambos el precio y  las condiciones de pago.

 

Una vez llegados al acuerdo, la víctima facilitaba una fotografía del DNI o tarjeta de residente, mientras que el vendedor aportaba   una copia del documento de otra víctima, siempre sin consentimiento de esta, para acreditar su identidad.

 

Acto seguido, el vendedor facilitaba un número de cuenta bancaria donde  recibiría el importe económico acordado, cuyo titular era una tercera persona, con la que previamente se había llegado a un acuerdo, que recibía el dinero en su cuenta bancaria y lo entregaba a la organización, recibiendo a cambio una compensación económica. Esta figura se conoce como mulero en el argot policial.

 

Los vendedores creaban dos cuentas cuando el pago de la transferencia bancaria se realizaba por una plataforma de pago seguro. Una de ellas se la facilitaban a la víctima para darle confianza y hacerle creer que realizaba un pago seguro. Inmediatamente desviaban el dinero hasta la segunda cuenta para evitar el bloqueo del dinero en el caso de que la víctima los descubriera cortando, desde ese momento, cualquier comunicación con la persona estafada.

 

En otras ocasiones, tanto víctima como vendedor acordaban el trueque o intercambio de productos. La víctima enviaba el producto acordado y  una fotografía del resguardo de envío al supuesto vendedor quien, una vez que lo recibía, enviaba una fotografía de un formulario de envío ficticio para hacer creer a la víctima que él también había enviado su producto.

 

El vendedor no remitía el producto en ninguna de las tres modalidades expuestas y cortaba cualquier tipo de comunicación con la víctima una vez recibido el dinero o el producto que esta remitía.

 

Con esta operación se ha desmantelado una organización criminal especializada en cometer estafas y usurpaciones de estado civil a través de internet, y se han esclarecido un total de 112 hechos delictivos, de los cuales 55 son delitos de estafa y 57 usurpaciones, con víctimas distribuidas en todo el territorio nacional.

 

Las diligencias instruidas, junto con los detenidos, han sido entregadas en el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 1 de Almagro.

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress