Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
elsemanaldelamancha.com
Sábado, 6 de mayo de 2017
Empezó a dar servicio el 7 de noviembre y proporciona una mayor seguridad diagnóstica

Cerca de 3.700 pacientes se han beneficiado de las nuevas prestaciones introducidas por el SESCAM en la resonancia del Hospital de Ciudad Real

Guardar en Mis Noticias.

Se han mejorado todas las aplicaciones clínicas existentes para obtener mejores imágenes e incorpora bobinas digitales que facilitan el diagnóstico en exploraciones neurológicas, cardiacas, digestivas, prostáticas o de mama.

Cerca de 3.700 pacientes han pasado por la resonancia magnética del Hospital General Universitario de Ciudad Real desde que el Gobierno de Castilla-La Mancha acometiera su renovación tecnológica completa a lo largo del mes de octubre del año pasado.

 

Según los datos facilitados por el servicio de Radiología del hospital, desde el 7 de noviembre, día en que entró en servicio la nueva unidad, hasta finales del mes de abril, se han realizado 3.670 resonancias y, lo que es más importante, con una calidad de imagen y fiabilidad muy superiores a la de la anterior, mejora de prestaciones que, como ha explicado la jefa de servicio, Teresa Gómez San Román, hace que “hayamos pasado de la incertidumbre a la seguridad diagnóstica”.

 

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha invertido alrededor de 800.000 euros para modernizar la resonancia y dotarla de todas las funcionalidades y tecnologías que le confieren una vida útil de diez años, ya que se han mejorado todas las aplicaciones clínicas existentes en el equipo para obtener mayor precisión diagnóstica.

 

Las prestaciones actuales permiten a la unidad implementar secuencias de adquisición que reducen el ruido hasta un 80 por ciento y acortan la duración de los estudios de rodilla, hombro, columna cervical y columna lumbar por debajo de los veinte minutos.

 

Asimismo, la incorporación de nuevas bobinas digitales introduce aplicaciones clínicas avanzadas con alta calidad para facilitar el diagnóstico en exploraciones neurológicas, cardiacas, prostáticas o de mama, campo en el que abre la posibilidad de poder realizar biopsias en casos donde la resonancia visualice mejor la patología mamaria que otras técnicas de imagen.

 

En este sentido, Gómez San Román ha señalado que “se ha ganado muchísima resolución espacial” y, en el caso de la mama, se pueden localizar lesiones milimétricas, así como valorar muy bien la lesión principal e identificar focos adicionales, los denominados carcinomas multicéntricos, un aspecto muy importante cuando se estudian mamas muy densas o de pacientes jóvenes con factores de riego genético.

 

Ahora, ha manifestado Teresa Gómez San Roman, “tenemos capacidad de hacer estudios multiplanares y ver la lesión desde diferentes ángulos”, opciones que incrementan notablemente la fiabilidad en las indicaciones de la resonancia magnética de mama: valorar el grado de extensión tumoral, el denominado estadiaje locorregional, realizar el seguimiento terapéutico y la detección o screening de la existencia de tumores en personas sin síntomas pero con alto riesgo de padecerlos y también para evaluar la aparición de complicaciones con implantes mamarios.

 

Estudios cardiacos, abdominales y neurológicos

 

Otras aplicaciones en las que la renovada resonancia del hospital ciudadrealeño da prueba de sus capacidades son los estudios para determinar la existencia de tumores o lesiones neurológicas, abdominales o cardiacas, como ponen de manifiesto varios especialistas del servicio de Radiología del centro hospitalario.

 

Así, Jordi Vidal ha destacado las prestaciones actuales de la resonancia para exploraciones neurológicas y pone como ejemplo que, dos o tres días después de la resección de un tumor craneal, se realiza una resonancia para comprobar si se ha extirpado en su totalidad y apunta que con el anterior equipo el hematoma postoperatorio podía confundir al radiólogo; en cambio, el actual dispone de secuencias que facilitan la interpretación de la exploración y determinar la persistencia de los restos tumorales.

 

De un modo parecido se ha expresado su compañero Antonio Pinardo, que ha subrayado que las mejoras introducidas en la unidad de resonancia del centro “nos ayudan a localizar lesiones en próstata que antes no podíamos apreciar con ninguna técnica de diagnóstico por imagen”.

 

El doctor Pinardo ha considerado que los pacientes con cáncer de próstata son los principales beneficiarios de los estudios específicos que se pueden realizar con la nueva resonancia, tanto para tumores prostáticos localizados en zonas de difícil acceso como para valorar su evolución y la implicación de otros órganos.

 

Esther Domínguez, especializada en exploraciones del aparato digestivo, ha destacado que la nueva resonancia “posibilita estudios multifásicos precisos de hígado y páncreas y, sobre todo, ha permitido realizar enteroresonancia”, prueba especialmente indicada para los pacientes con enfermedad de Crohn, que ayuda a localizar zonas de inflamación en la pared, fístulas o abscesos y que, a diferencia de otras pruebas, no administra radiación al paciente.

 

Por su parte, el doctor Miguel Angel Rienda ha señalado que con las nuevas prestaciones que el SESCAM ha introducido en la resonancia del Hospital de Ciudad Real se puede, por ejemplo, determinar la existencia de enfermedades de depósito en el miocardio sin necesidad de recurrir a biopsia. Asimismo, facilita valorar la existencia de miocardiopatías sin administrar contraste.

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress