Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Semanal
Martes, 9 de mayo de 2017

El Plan Estratégico del sector vitivinícola permitirá aumentar 4 puntos el PIB en la próxima década mediante un aumento de la facturación

Guardar en Mis Noticias.

El presidente castellano-manchego ha recordado que Castilla-La Mancha produce el siete por ciento de todo el vino del mundo y la mitad de toda España, que ya es un enorme productor, motivo por el cual “no se puede considerar esta región sin el vino”, cuyo peso social y económico “es verdaderamente trascendente”. “Hoy celebramos el éxito de esta feria, pero también del sector del vino en las últimas dos décadas”, un sector cuya revolución “nos permite ir sin complejos por el mundo”, pues aunque haya cosas por mejorar “hoy exportamos el 60 por ciento de toda nuestra producción vitivinícola, cuatro veces más que cuando empezó la feria en 2001”, se ha felicitado el presidente. La Feria Nacional del Vino (FENAVIN) es el mayor impulso comercial al sector vitivinícola de nuestro país. Cuenta con ocho pabellones y 32.000 metros cuadrados de exposición, y en esta edición están participando en ella 1.802 bodegas, 70 DO y más de 17.000 compradores, 4.000 de ellos internacionales.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha comprometido hoy un plan estratégico para el sector vitivinícola “verdaderamente ambicioso” que comenzará a rodar a partir de otoño y cuyo objetivo es que en la próxima década “podamos pasar de los 1.000 millones de facturación actual a 2.500 millones”, lo que su supondrá aumentar 4 puntos el PIB de Castilla-La Mancha. “El reto está sobre la mesa –ha añadido el presidente- y lo conseguiremos funcionando como lo hacemos en este sector, de manera cooperativa”.
 

Así lo ha señalado durante la inauguración de la novena edición de la Feria del Vino (FENAVIN) en el Pabellón Ferial de Ciudad Real, donde ha estado acompañado por el director de la Feria, Manuel Juliá, la alcaldesa de la ciudad, Pilar Zamora, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, el presidente de la Diputación Provincial de Ciudad Real, José Manuel Caballero, y el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.
 

García-Page, quien ha valorado las ocho ediciones que FENAVIN lleva ya a sus espaldas, reconociendo especialmente la participación de 1.800 bodegas en esta edición -400 más que en 2015- ha ensalzado que esta Feria haya estado siempre exenta de tintes políticos, lo que no significa que todas las administraciones la hayan apoyado por igual.
 

Asimismo, ha garantizado que hoy celebramos “el éxito de esta feria, pero también del sector del vino en las últimas dos décadas”, un sector cuya revolución “nos permite ir sin complejos por el mundo”, pues aunque haya cosas por mejorar “hoy exportamos el 60 por ciento de toda nuestra producción vitivinícola, cuatro veces más que cuando empezó la feria en 2001”, se ha felicitado.
 

El presidente castellano-manchego ha recordado que Castilla-La Mancha produce el siete por ciento de todo el vino del mundo y la mitad de toda España, “que ya es un enorme productor”, motivo por el cual “no se puede considerar esta región sin el vino”, que tiene aquí un importante peso social y económico. “Se trata de un sector que está muy bien amarrado, que democratiza mucho su producción, la cual no se deslocaliza, y que cuando hay beneficio lo reparte”, ha considerado al referirse al mundo de las cooperativas.
 

Por otro lado, García-Page ha hecho un llamamiento a no conformarse y a seguir haciendo las cosas “de manera eficiente”, pues nuestro sector agroalimentario, que supone el 18 por ciento de la economía regional, “es muy dinámico y tiene ganas de avanzar, crecer y cambiar sus sistemas de producción y comercialización”. Así, ha invitado a aprovechar “todas las oportunidades de negocio que tenemos en esta región y en este sector en particular”, y ha recordado que un país “no siempre es más avanzado cuanta más industria tenga”, pues para avanzar y crear nuevos desarrollos “no hay que abandonar lo que está de siempre”.
 

Una feria que se vive en un contexto de recuperación económica
 
La Feria Nacional del Vino (FENAVIN) es el mayor impulso comercial al sector vitivinícola de nuestro país. Cuenta con ocho pabellones y 32.000 metros cuadrados de exposición, y en esta edición están participando en ella 1.802 bodegas, 70 Denominaciones de Origen y más de 17.000 compradores, 4.000 de ellos internacionales, procedentes de 90 países diferentes.
 

Se trata de la mayor concentración de oferta y demanda de la historia de la Feria, que se está viviendo en esta ocasión dentro de un cierto contexto de recuperación económica, como ha señalado el presidente de la Diputación ciudadrealeña, José Manuel Caballero, quien también ha puesto en valor la labor del director de la Feria y su entusiasmo en la organización de la misma, así como el apoyo y la dedicación del Ayuntamiento ciudadrealeño con su alcaldesa a la cabeza.

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress