Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Semanal
Miércoles, 13 de septiembre de 2017
La muestra de pintura se podrá visitar del 15 de septiembre al 21 de octubre de 2017

Cañas Reíllo inaugura exposición en la Galería Marmurán de Alcázar de San Juan

Guardar en Mis Noticias.

El pintor José Manuel Cañas Reíllo inaugura el próximo 15 de septiembre a las 20.30 horas en la Galería Marmurán (Calle Castellanos 37, de Alcázar de San Juan. Ciudad Real) su obra más reciente.

 

Paisajes de emoción

El expresionismo es un movimiento cultural y artístico que recorre todo el siglo XX, desde su nacimiento a finales del XIX. Su principal característica radica en la conversión del arte en el cristal que filtra la realidad para teñirla de emoción. Han sido muchos los autores que se han circunscrito a esta corriente para plasmar en imágenes, palabras o sonidos su universo interior de sentimientos fuertes y vertiginosos: Munch, Die Brücke, Lang, Kokoschka, Pollock, Baselitz, Kiefer y Bacon son ejemplos de cómo el imaginario expresionista llega hasta los albores del siglo XXI.

 

Es fundamental remitirnos a este movimiento artístico para entender la posición donde se sitúa José Manuel Cañas Reíllo para abordar sus obras. Su trabajo es una oda al paisaje donde reinan los colores puros, vivos y acaramelados, como en el mundo de las vidrieras medievales. Es esta forma peculiar de utilizar el color lo que convierte sus lienzos en escenas radiantes de luz, pues la luminosidad procede de los colores mismos. Paisajes resplandecientes que denotan una enorme positividad ante la vida y una querencia patrimonial hacia la naturaleza, vivida como un privilegio. Son sin duda paisajes de emoción, tal es la vivencia artística a la que invitan.

 

Raquel González Rodelgo

Licenciada en Historia del Arte

 

Cuando el color ya no representa, ni expresa, ni siquiera simboliza, se convierte en un modo de ser. Así ocurre en la pintura de José Manuel Cañas Reíllo, donde la realidad se pone al servicio del gozo de la luz, como la única forma auténtica de existir que nos es dada. Paisajes urbanos, rurales o naturales se confunden en las llamas del color para arder y renovarse como el pájaro eterno. Detrás de la deflagración de luces que atraviesa el silencio impregnado de la tela se presiente una vida más intensa, donde todo sería posible, y una extensa quietud que, sin embargo, no cesa de ascendernos al asombro.

 

Ángel Luis Luján Atienza

Poeta y profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha

 

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress