Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Antonio Leal Giménez
Jueves, 28 de septiembre de 2017
Encuentros en la Castelar

Hoy, con Antonio Castellanos Maciá (Arquitecto Técnico, Filósofo y Humanista)

Guardar en Mis Noticias.

por Antonio Leal Giménez

De temperamento decididamente sosegado, y sensible, su semblante imperturbable.

 

“Estuve meditando esta mañana", me confiesa como desvelando un secreto. Nacido en la calle Antonio Maura, a dos pasos de Santa Quiteria y de la Trinidadn es una de esas personas que ha tratado desde muy joven de cultivar su mente y su espíritu con propósitos altruistas. Para él la espiritualidad es la dimensión más esencial del ser humano". Busca la paz y todos los días siembra un poco de ella. La no violencia, la humildad, la verdad, la compasión, el perdón, la austeridad, la rectitud, la ausencia de ira, la buena voluntad, la empatía, el altruismo, parecen asomar continuamente en él. Realmente aprecio el hecho de que acepte este encuentro. Siempre he deseado conocer un amigo que cambió la dirección de la ejecución de obras, por aspectos relacionados con los sentimientos y la religión. Hoy nuestro encuentro tiene lugar en un banco situado frente al desaparecido cine Alcázar

 

¿Comienzo preguntándote, por qué has tardado más de cincuenta años en volver a  Alcázar de San Juan?

 

No tengo justificación alguna. La vida laboral es muy exigente, y los periodos de vacaciones los he dedicado a viajar. Siempre fui posponiendo mi vuelta y …

 

¿Cuál es la imagen que tenías grabada en tu retina de nuestro querido pueblo y cómo lo has visto después de tanto tiempo sin visitarnos?

 

Yo recordaba un pueblo y he encontrado una ciudad. Me parece que se ha perdido en intimidad, pero se ha ganado en independencia; antes la influencia de la administración pública -  ayuntamiento- era muy limitada, y ahora se hace ostensible en todos los servicios de la ciudad. Quizás al haber otras alternativas las fiestas hayan perdido algo del arraigo popular.

 

¿Qué papel ha tenido Alcázar de San Juan en tu manera de ser y de actuar durante todos estos años? ¿tus amigos de entonces, los siguen siendo en la actualidad?

 

En el colegio y en mi relación con la gente adquirí esos valores por los que rijo mi vida, y que posibilitaron que la viviera como yo quería: Asunción de responsabilidades, Respeto, Esfuerzo ilimitado, Capacidad de sacrificio, Generosidad, Compasión y Lealtad.

 

¿Cómo nace tu interés en profundizar en temas como el crecimiento personal y la espiritualidad?

 

Yo estaba decidido a vivir la vida en la que me encontré inmerso. Sabía que no se podía servir bien a dos señores al mismo tiempo. Tuve que decidir entre la consideración social, el poder, el incremento de la propia hacienda, la promoción laboral; que crean apegos que condicionan la voluntad, o tomar a la Razón como mi única guía. Ser vivido o vivir

 

¿Por qué los hombres viven tan separados de la espiritualidad? ¿Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana?

 

Si, esa sería una definición; pero los más lo ignoran, y, lo que es peor, no se han preocupado en conocer su propia esencia; por lo que no pueden aplicarse a desarrollar aquello que desconocen que son.

 

Cuéntanos tu experiencia en los Himalayas, la cordillera más alta de la Tierra, y ¿cómo has llegado a saber si eres espiritual?

 

Allí comprendí que la verdad última en la vida es una sola y la misma para todos los hombres; somos nosotros al etiquetarla los que creamos la confusión. El agua que llega a Alcázar procedente del río Gigüela es utilizada por unos para beber, por otros para regar los campos, éstos la utilizan para lavar, aquellos para cocinar; pero se trata de una sola y misma agua.

 

¿Cómo podrías definir la existencia? ¿crees en la existencia del alma?

 

Es un devenir impersonal, automantenido, cuyo rasgo definitorio es la contingencia; al que hay que dar respuesta constantemente – no se puede mantener la existencia en el punto cero – y que recorremos solos. Me gustaría creer que, siendo así esta existencia, no acabase con nuestra vida y pasáramos a otro estado de bienaventuranza eterna, pero ...

 

He oído que la gente espiritual ora. ¿La oración es para la gente religiosa y no para personas espirituales?¿Cómo podemos distinguir entre religión y espiritualidad?

 

La religión supone necesariamente la relación Dios-hombre. La oración es un himno de alabanza o una petición a la deidad; por ello procede. La espiritualidad puede prescindir de dicha relación, y constituirse en una introspección sin presupuestos, en la que el hombre – solo – se sitúa extraordinariamente atento a cuánto acontece en su interior. ¿A quién iba a orar?

 

¿La imagen espiritual del hombre no sería completa sin el Quijote?.

 

"...No quiso aguardar más tiempo a poner en efeto su pensamiento, apretándole a ello la falta que él pensaba hacía en el mundo su tardanza, según eran los agravios que pensaba deshacer, tuertos que enderezar, sin razones que enmendar y abusos que mejorar y deudas que satisfacer" .La componente ética, fruto del desarrollo espiritual del hombre, es el amor y la compasión por todos los seres. Y helo aquí en esta declaración de intenciones del hidalgo de la Mancha

 

¿Cuál es el verdadero Quijote, el que nos representamos los lectores o el que concibió Cervantes?

 

Don Quijote en Sierra Morena dice a Sancho: "...por lo que quiero a Dulcinea del Toboso tanto vale como la más alta Princesa de la tierra... Bástame a mi pensar y creer que la buena de Aldonza Lorenzo es hermosa y honesta... yo imagino que todo lo que digo es así".

 

Así como Don Quijote toma de los libros de caballería aquello que sirve a su propósito de aparecer como servidor de su dama - "para lo que yo quiero a Dulcinea"- cada uno de nosotros tomamos del Quijote lo que mejor sirve a nuestra ocasión. Ya que la sabiduría que en él se halla todo lo contiene; es una parte de nuestro saber, que podemos recuperar cómo y cuándo queramos.(El Hidalgo se sentiría satisfecho de saber que recurrimos al libro impreso de sus hazañas cuando la razón de la sinrazón hace enflaquecer nuestra razón)

 

¿ A qué piensas que se refería Don Quijote cuando dijo: Sancho, no ames lo que eres, sino lo que puedes llegar a ser?

 

El que habla es un caballero andante cuyo ser es la aventura y es, a través de ella, como va formándose.

 

¿Te parece que en Alcázar de San Juan, hay más Quijotes o Sanchos?

 

Creo que hay muchos más Sanchos. Con frecuencia he recordado la forma de argumentar, apoyada en dichos populares, que oía cuando vivía en Alcázar, y que resultaba demoledora por su pertinencia. (Y había sido extraída del vivir diario, que no del estudio)

 

¿Crees que hay un interés serio y creciente por lo espiritual y por las cuestiones profundas del ser humano, a pesar de que vivimos una época sumamente materialista?

 

No; no lo hay. Eso exige profundidad de pensamiento – vivimos en un mundo de ignorantes- y esfuerzo continuado – vivimos en un mundo de indolentes-. Estas exigencias reducen la búsqueda del perfeccionamiento interior a una minoría.

 

Eres un lector apasionado de los grandes escritos de la historia, la filosofía, la poesía y la mística que exploran lo que subyace en el mundo material. ¿Te ayuda a entender mejor el mundo?

 

Si. El estudio, junto con los viajes y la meditación constituyen los medios principales para la comprensión del mundo. Para lograr esa comprensión hay que partir de lo que tenemos, que es el mundo en el que estamos inmersos y al que nos acercamos mediante los sentidos, como cuerpo que somos, y mediante la mente que es la que establecerá los juicios de valor, la que captará la esencia que subyace en todo acontecer, y por la que tomaremos conciencia de todos nuestros estados interiores. En suma, es la que dirige nuestro ser; por lo que cultivarla mediante el estudio es condición necesaria.

 

¿Crees que las distintas religiones siguen  teniendo en cuenta una concepción espiritual e integral de la vida y el hombre? o considera que se han ido alejando poco a poco de esos aspectos?

 

Las religiones, de acuerdo a sus textos canónigos, no pierden vigencia, ya que el hombre no ha cambiado su esencia como tal hombre; y ellas representan una guía de comportamiento adecuada al mismo. Son los ministros de las religiones los que la han desprovisto de la sacralidad, del carácter numinoso, devocional, místico que debe tener una religión; para convertirlas en escuelas sociales populares; ignorando que la religión es la relación de un ser humano con lo más excelso, divino que pueda concebir -  ya sea dentro de sí mismo o en un plano espiritual exterior a él- .

 

Entre tanto dolor y sensación de soledad, los psicofármacos son presentados como la solución a los problemas existenciales del hombre moderno.

 

Don Quijote: "Aunque bien se yo que no hay hechizos en el mundo que puedan mover o forzar la voluntad; que es libre nuestro albedrio y no hay hierba ni encanto que le fuerce ".

 

Pues, eso: fortalecer la voluntad; y en el proceso se verá la verdadera naturaleza del dolor y de la soledad, que carece de esencia y solo tiene la que uno le quiera conferir.

 

¿Por qué a muchas personas les agobia tanto el futuro y olvidan vivir el presente?

 

Por eso; porque no viven el presente. Al no hacerlo no conocen, no disfrutan lo que les acontece y, así, están ignorantes de todo lo que la vida nos depara. Es como si estuvieran por empezar a vivir; e imaginan que el futuro les deparará otra vida, que no será distinta a la actual, pues ellos no pueden comparar ya que no conocen. Esperan sin saber qué.

 

¿Qué se podría aconsejar a quienes viven a la velocidad de la luz y no con la tranquilidad del tiempo?

 

Que se queden un día en su casa solos. Apaguen el teléfono, la televisión e internet; no abran la puerta a nadie; no cojan un libro para leer; que todas las funciones que realicen – comer, limpiar los cacharros, hacer la cama- las hagan con la mayor atención que sean capaces. Y que de vez en cuando consulten el reloj para tomar conciencia de la velocidad a la que la vida se desarrolla: una hora a la hora.

 

¿Cómo definirías la reencarnación? -¿Y realmente crees que la realización espiritual plena es posible?

 

Como la consecuencia de la ignorancia que nos impide distinguir lo real de lo que no lo es; y hace que nos apeguemos tanto a lo que creemos poseer – hacienda, poder, honores, consideración social, cargos jerárquicos- que no renunciamos a la vida; y por eso volvemos a ella. La realización - que se puede alcanzar en esta vida – consiste en ver el mundo tal cuál es – impermanente, carente de esencia, cruel, injusto, doloroso – y, consecuentemente, desapegarse de él y abandonarlo como uno se levanta de la mesa después de comer, satisfecho por los bienes recibidos pero sin ningún pesar por marcharse de ahí.

 

¿Cómo has visto a tus amigos después de medio siglo sin saber nada de ellos?

 

Cuando te mostré mi extrañeza por haber retomado la relación como si la hubiéramos dejado el día antes, y no hace cincuenta años, él, que conoce todo del ser humano, vino a decirme que era porque habíamos estado separados físicamente, pero los lazos que nos unían y que nacieron durante los años en que la amistad no sabe de lo tuyo y lo mío, esos permanecían latentes en espera de ser actualizados. Y si él lo dice yo lo asumo sin rechistar.

 

¿Qué les dirías a nuestros vecinos de Alcázar de San Juan como despedida?

 

Que mantuvieran aquel "ser alcazareños" que nos hacía respetables entre los pueblos de alrededor. "Ah, usted es de Alcázar", solían decirnos con consideración.

 

 

 

 

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress