Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ángel Puente
Jueves, 2 de noviembre de 2017

Dormir con la conciencia tranquila

Guardar en Mis Noticias.

Por Ángel Puente

Habrán sido muchas las felicitaciones recibidas por la Sra.Bremad por haber sido la que ha conseguido "cazarme" en uno de los numerosos juicios que interpusieron contra mí para que todo el mundo que osase amenazar el poder de la izquierda en su cortijo alcazareño tenga claro a qué se expone. Pero aunque parezca contenta de su logro, a la vista de las explicaciones, excusas y donativos varios, queda patente que no está muy tranquila con su proceder, máxime cuando tiene que recurrir a decir que me ofreció retractarme y no lo hice (omitiendo aquí que debía ser previo pago de 30.000€) sabiendo perfectamente que la llamé personalmente en varias ocasiones ofreciéndole pedir perdón público y rehusó. Y no está tranquila porque sabe, aunque haya conseguido que le tenga que indemnizar con 6.000€ por mi labor de portavoz en el tema del CUR, que ante lo ocurrido se hizo lo que tocaba hacer y, aunque ahora se justifique sacando de contexto una frase que pudo ser desafortunada, tengo que recordar aquí que se produjo ante unos hechos gravísimos, con fotos que fueron realizadas (y enviadas por mail) la noche anterior de dónde estaba el CUR y las mujeres maltratadas, tras las declaraciones que se hicieron desde la oposición señalando a la persona que iba a gestionar ese recurso a partir de entonces.

 
Sra.Bremad, coincido con usted en que no todo vale en política y ustedes saben que no procedía decir públicamente quién gestionaba el CUR de mujeres maltratadas porque con eso estaban indicándole a los maltratadores el lugar donde se encontraban las mujeres maltratadas. Usted quiere lavar su conciencia ahora diciendo que va a ceder la indemnización que ha conseguido vía judicial por injurias, pero llevará toda la vida la losa de haber puesto en peligro la vida de las mujeres del CUR señalando a las personas que lo gestionaban, solo porque no estaba de acuerdo con quién era (dejando claro una vez más que quien no comparte "simpatías" no tiene derecho a trabajar en este cortijo); ¡Qué fácil ha sido que vuelvan a gestionarlo otras personas ahora! Así sí está todo bien y, como debe ser, esta vez desde la oposición no se ha montado ningún circo, ni se ha señalado quién ni dónde se gestiona.  Pagando la indemnización por esa frase desafortunada e injuriosa yo quedo redimido, pero usted no encontrará jamás consuelo por lo que hizo, y gracias que no hubo que lamentar males mayores aquellos días. Usted sabe que lo que hizo, y no todo vale, no se arregla con donativos y yo seguiré durmiendo todas las noches a pierna suelta, con la conciencia tranquila de haber hecho todo lo que debimos y pudimos, ante las circunstancias que acontecieron, para proteger a las mujeres maltratadas.
 
Agradecer finalmente que hayan pagado rápidamente la asignación del grupo municipal popular, esforzándose en obviar el informe del interventor y las bases de ejecución del presupuesto, para que el cobro de esa asignación permita cubrir la defensa jurídica de sus portavoces. Hay que reconocer que, prestando esta ayuda, usted no tiene tanta mala fe como la puesta de manifiesto por algunos plataformeros cuyo objetivo ha sido mucho más dañino, solicitándome 3 años de cárcel. Ya que les es imposible explicar la NO REMUNICIPALIZACION 2 años después se ven abocados a cortinas de humo y persecuciones penales al malo malísimo de Puente, porque la "consulta ciudadana" que se hizo en Alcázar con urnas en las calles a discreción de los organizadores por supuesto que es muy distinta a la votación del referéndum ilegal de CATALUÑA, lo de Alcázar fue todo muy legítimo. Los ataques continuados de camisetas de todos los colores, las plataformas de todos los slogans, las denuncias en los juzgados una detrás de otra, las cartas amenazadoras en nuestros buzones, los escraches en nuestras propias casas, gritados en restaurantes con tu familia, estar recluidos en Ayuntamiento del que había que salir escoltados por la policía... muy legítimo todo.  Ángel Puente

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress