Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
La Óptica de Antonio
Miércoles, 29 de noviembre de 2017
La óptica de Antonio informa:

El gateo: una de las claves del aprendizaje

Guardar en Mis Noticias.

    Los primeros años de nuestra vida son fundamentales para establecer las bases de nuestro desarrollo. Desde el interior de la placenta y posteriormente después del parto, comenzamos a desarrollar una serie de reflejos, llamados reflejos primitivos, son respuestas involuntarias a los diferentes estímulos que recibimos del entorno que nos rodea. Por eso es muy importante una adecuada estimulación del bebé o del niño.

 

    A menudo, consideramos que un bebé es mucho más “bueno” cuanto menos se mueve. Cuando en realidad, el movimiento resulta esencial para el desarrollo de todas nuestras habilidades. Elementos como el “parque” o la “maxicosi” favorecen la limitación de movimientos. Por eso al realizar un viaje con bebé a bordo, es necesario programar paradas, como máximo, cada 2 horas. Dejar a un bebé en el suelo para que él sólo se dé la vuelta, se arrastre y gatee, favorece las aparición de nuevas conexiones neuronales que tienen mucho que ver con su inteligencia futura. Del mismo modo, el sistema visual se beneficia de estas formas primarias de desplazamiento. El enfoque de cerca, la visión de lejos, los movimientos oculares y muchas otras variables de la visión se desarrollan gracias al gateo.


    
    Es aconsejable no obligar a los niños a mantenerse de pie antes de tiempo. Por eso los andadores no son recomendables y es que, antes de los 15 meses, ningún niño debería caminar. Caminar erguido requiere un aparato locomotor y un sistema nervioso a punto y coordinados. Todas aquellas etapas que nos hemos “saltado” en nuestra evolución como bebés, van a interferir en gran medida en nuestro aprendizaje, en nuestras aptitudes y habilidades.

 

    En La óptica de Antonio entendemos la optometría desde este punto de vista “comportamental”, en el que la visión toma una dimensión mucho más amplia. Más allá de los ojos: el entorno, las experiencias, nuestra propia relación con el mundo, tienen mucho que decir de quién somos y hacia dónde vamos.

 

[Img #41442]

Noticias relacionadas
El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress