Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Semanal
Martes, 5 de diciembre de 2017

Las cenizas del doctor Jesús González Merlo ya descansan en el cementerio de Alcázar

Guardar en Mis Noticias.

El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan ha rendido esta mañana un humilde homenaje al hijo predilecto de la ciudad Jesús González Merlo, instalando una capilla ardiente con sus cenizas en el Museo Municipal.

Por deseo expreso del conocido ginecólogo e hijo predilecto de Alcázar de San Juan, Don Jesús González Merlo, sus cenizas descansarán en el cementerio alcazareño, junto a las de su padre. Entre las 9:00 y las 11:00 horas de la mañana del martes, 5 de diciembre, vecinos y vecinas de la ciudad han podido dar su último adiós al doctor en el Museo Municipal, donde se instaló una capilla ardiente.

 

El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan ha querido dedicar un humilde homenaje al hijo predilecto de la ciudad  Don Jesús González Merlo, que fallecía en Barcelona el pasado 9 de octubre y cuyas cenizas han vuelto a la ciudad para recibir sepultura. González Merlo fallecía a los 91 años de edad, después de una prolija vida y una exitosa carrera médica en la especialidad de obstetricia y ginecología. Catedrático de la Universidad de Barcelona y miembro honorífico de la Real Academia de Medicina Española, sus numerosas publicaciones lograron el reconocimiento internacional de la comunidad médica y han ayudado a varias generaciones de obstetras y ginecólogos a completar su formación, en una profesión en la que fue todo un referente.

 

Eduardo González, hijo de Don Jesús González Merlo, valoró este legado y comentó que el deseo del doctor fue siempre descansar en Alcázar de San Juan, su pueblo natal, “donde vivió y aprendió su profesión junto a su padre”. Aseguró que, a pesar que su ocupada vida no le permitió viajar hasta Alcázar “todo lo que le hubiera gustado”, su padre estuvo siempre muy vinculado a la ciudad.

 

Un vínculo que también destacó la primera edil alcazareña, Rosa Melchor, que visitó la capilla ardiente instalada en el Museo Municipal y firmó en el libro de condolencias. “Jesús González Merlo fue uno de esos alcazareños que llevó con orgullo el serlo y que siempre tuvo las puertas abiertas para ayudar a sus paisanos”.

 

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress