Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Semanal
Lunes, 8 de enero de 2018

Caja Rural Castilla-La Mancha impartió más de 93.800 horas formativas en 2017

Guardar en Mis Noticias.

El cien por cien de la plantilla de la entidad financiera ha participado en actividades de formación durante el año, a una media de 96 horas por trabajador.

Caja Rural Castilla-La Mancha impartió en 2017 más de 93.800 horas formativas a sus más de 1.000 empleados, acreditando su alta preparación y el valor estratégico concedido por esta entidad financiera a la formación.

El cien por cien de la plantilla de Caja Rural Castilla-La Mancha participó en dichas acciones formativas, a una media de 96 horas por trabajador.

En total se dieron 54 cursos, con una nota media de satisfacción superior a cuatro sobre cinco.

De esta forma, Caja Rural Castilla-La Mancha garantiza que sus profesionales cuentan con la formación y experiencia suficiente para informar al cliente y venderle productos adecuados a su perfil de riesgo.

Este es uno de los ámbitos a los que se refiere el nuevo marco normativo sobre mercados e instrumentos financieros, basado en la directiva MiFID II y el reglamento MiFIR, que entraron en vigor el pasado 3 de enero.

Dimensión y competitividad

Caja Rural Castilla-La Mancha apuesta por la formación de sus empleados como herramienta básica de su política de Responsabilidad Social Corporativa.

Por ello, el Plan de Formación de Caja Rural Castilla-La Mancha es un pilar estratégico para mantener y ampliar su dimensión y competitividad ante las exigencias del mercado.

Los contenidos del Plan de Formación 2017 han estado orientados a adquirir los conocimientos, destrezas y actitudes necesarias para desarrollar un trabajo efectivo y de calidad.

Todo ello aplicando el triple prisma de saber (conceptos, ideas, principios, leyes), saber hacer (normas de acción, técnicas) y saber ser (valores personales y sociales).

Uno de los principales retos del Plan de Formación de Caja Rural Castilla-La Mancha son las incorporaciones de nuevo personal, procurando una rápida adaptación a los valores y cultura de empresa.

La formación continua también ocupa un lugar importante, adecuando los conocimientos de los profesionales a los cambios operativos y regulatorios, sobre todo referidos a Política Agraria Común (PAC), fiscalidad, prevención de blanqueo de capitales y mercados financieros.

A la vanguardia en herramientas de formación

Caja Rural Castilla-La Mancha pone a disposición de sus empleados un Portal de Formación para acceder a cursos online.

Dicho portal utiliza innovadoras herramientas formativas, facilitando la creación y administración de cursos en línea y entornos virtuales de aprendizaje.

También emplea herramientas de videoconferencias que permiten contar con el formador en directo, material didáctico en tiempo real, interacción con audio y vídeo y acceso a recursos compartidos.

Para medir el éxito de su Plan de Formación, la entidad realiza encuestas anónimas entre sus empleados, en las que controla y evalúa la eficacia de su formación.

A juicio de Caja Rural Castilla-La Mancha, una buena formación es una ventaja competitiva para asegurar la calidad de los servicios ofrecidos a sus socios y clientes.

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress