Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enrique González Hurtado
Jueves, 28 de junio de 2018
Artículo escrito por Enrique González Hurtado (ACM Seguros)

Riesgos de los bienes en el campo

Guardar en Mis Noticias.

Todos los años, cuando llegan las fechas en las que las altas temperaturas y las muchas horas de sol son lo natural, los aportes de agua a nuestros cultivos también son la norma. Para ello se usan, e incluso se instalan temporalmente, los sistemas de riego con todos los riesgos que ello supone. Estos bienes son los que constituyen el grueso de lo que llamamos bienes en el campo. No está de más darle un repaso a las soluciones aseguradoras que podemos darle a esas situaciones para minimizar los posibles daños a estos y otros equipos:


    Por supuesto, siempre que están almacenados/instalados dentro de construcciones sólidas con protecciones físicas se pueden asegurar frente a daños por incendio, caída de rayo, explosión, robo, daños eléctricos etc, bien en conjunto con todos los demás bienes materiales de la explotación como en solitario.  A estos bienes asegurables dentro de construcciones, por supuesto hay que añadir el resto de existencias, maquinaria, aperos o mobiliario que se posea.


    De los bienes que se encuentran fuera de las construcciones fijas, solo se puede dar cobertura frente a los riesgos descritos si son pivots  anclados al suelo o transformadores aéreos en postes, se encuentren donde se encuentren pero siempre que se aseguren conjuntamente con el resto de bienes de la explotación. Los transformadores en solitario, asegurados independientemente de los bienes de la explotación, solo pueden serlo por la garantía de responsabilidad civil.


    No se pueden asegurar en ningún caso el tubo de riego así como los difusores, aspersores y otros equipos similares instalados en el campo.


    Mención aparte merecen las bombas de riego sumergidas que podemos asegurarlas frente a daños eléctricos que sufran (incluída la acción de extracción y reinstalación de las mismas). Nuevamente se requiere que esta cobertura se contrate dentro del aseguramiento de todos los bienes de la explotación.


    Mencionar finalmente que el ganado también es asegurable de muerte (por algunas causas) y robo siempre que se encuentre en su aprisco y nuevamente en conjunto con los demás bienes de la explotación.


    Más información en nuestra web www.acmseguros.com

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress