Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Junwei Feng y Javier Ureta Ibáñez
Viernes, 21 de septiembre de 2018

China, un país de poesía

Guardar en Mis Noticias.

Por Junwei Feng y Javier Ureta Ibáñez

El 24 de septiembre se conmemora la fiesta tradicional de China del Festival de Medio Otoño, que se celebra el decimoquinto día del octavo mes del calendario lunar chino, cuando tiene lugar una importante ocasión para las reuniones familiares.


  En ella, reina la tradición de disfrutar de la luna llena y de comer pasteles redondos que simbolizan unidad familiar.También es oportunidad de apreciar poesías bajo la luna llena. Aquí recordamos un poema de Li Bai de la dinastía Tang. 

 Copa en Mano, Pregunto a la Luna
                                             ( Li Bai)

  Brilla la luna en el azul infinito.
  Ceso de beber y le pregunto:
  ¿Desde cuándo estás allí?

  Por más que lo pretenda, 
  el hombre no puede atrapar la luna.
  Pero ella, en su curso, le acompaña.

  Es un fúlgido espejo que vuela 
  por encima de los palacios escarlata.
  Sus luces puras resplandecen, 
  disipando los humos grises.

  Se le ve solo de noche, 
  ascendiendo del piélago, 
  y al despuntar el alba, 
  se pierde entre las nubes. 

  Año tras año, la liebre elabora sus hierbas.
  Solitaria, Chang E nunca tiene compañero. 

  Los hombres de hoy no ven la luna de antaño,
  mas la luna de hoy ha alumbrado a los hombres antiguos.

  Tanto los del pasado como los del presente, 
  vienen y se van como las aguas de un río, 
  y todos contemplan la misma luna.
  ¿Qué podría yo desear sino ver siempre, 
  mientras canto y bebo, 
  su reflejo en el fondo de mi copa de oro?

 

 Según una antigua fábula de China, en la luna vive una liebre blanca que desmenuza hierbas para preparar el elixir de la inmortalidad. 


  En esta fábula se cuenta que Chang E robó a su marido, un arquero famoso, el brebaje de la inmortalidad y voló a la luna, donde habita con la libre mencionada.


  La historia entronca con uno de los numerosos poemas escritos a lo largo de la historia de China respecto a la luna, y corresponde al gran autor romántico Li Bai (701-762) de la dinastía Tang, que ejerce una poderosa influencia en los poetas de su época y de los tiempos posteriores, y que ocupa un puesto trascendental en la literatura china y en la poesía mundial. 


  Y gracias al Sr. Chen Guojian, de origen chino y autor de buena parte de las versiones de la poesía china en español que han ido publicándose en los últimos años, podemos apreciar lo maravillosos que son estos poemas.


  La poesía china es una de las más antiguas del mundo, su producción es copiosa y sus poetas, numerosísimos. Existe una gran popularización de la poesía en la población, sobre todo en las dinastías de Tang (años 618-907), Song ( 960-1279) y Qing (1644-1911), según explica el Sr. Chen en la introducción del libro Poesía China (Siglo XI a. C. - Siglo XX). 


  En su evolución, la poesía china pasa por dos etapas y tiene dos modalidades diferentes: la poesía clásica o tradicional y la nueva poesía.


  La primera existe desde el siglo XI a. C., cuando apareció Shi Jing (Libro de poemas modelo), hasta la última dinastía Qing, siguiendo las normas métricas y otras reglas establecidas desde tiempo antiguos. Este es el cuerpo principal de la poesía china y representa la esencia de ella.


  La nueva poesía surge a principios del s.XX y se compone sin seguir las mencionadas reglas. 
  En cuanto a las características de la poesía china, se puede decir que esta es generalmente lírica, musical, busca la perfección de la métrica y la belleza de la expresión, por lo que en la actualidad aún hay numerosas personas que se dedican a estudiar y escribir esta modalidad poética.


  Por ejemplo, en España existe un grupo de aficionados de poesías clásicas que buscaron una manera más flexible y cómoda para aprender a escribirlas, que finalmente encontraron en internet. 


  El 1 de febrero de 2016 se creó una clase de poesía tradicional de China, con el apoyo de la Asociación de Mujeres Empresarias Chinas y Españolas (AMECE), cuya presidenta, la Sra. Lin Jinghuang, organiza la clase.


  Mientras tanto, el promotor y profesor principal de la clase es el poeta Zhan Qiang, y se encarga de escribir materiales de estudio y dar clases, así como de corregir los trabajos de los alumnos de la clase.  


  En sus dos años y medio de trayectoria, la clase ha obtenido éxitos alentadores gracias al apoyo del Instituto de Poesía y Dístico de Zhejiang y de otras asociaciones de poesías de China. 


  La clase es cada día más grande y no solo están presentes los aficionados en España, sino que también ha atraído a personas de países como Austria, Italia, República Checa o Portugal.


  También llegan del continente de China, y algunos alumnos han progresado tanto que fueron presentados como miembros de la Asociación de Poesía de la Ciudad de Li Shui de la Provincia de Zhejiang de China, e incluso algunos han podido ayudar al profesor Zhan a corregir poemas de otros alumnos, como Lin Wangkai (Austria) y Zhu Wenhai (Italia).


  Como dijo el poeta bengalí Rabindranath Tagore, “la poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos." Esperemos que esta melodía se convierta cada día más armoniosa y hermosa. (Fin)

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress