Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José corredor Matheos
Miércoles, 24 de octubre de 2018

Santiago Ramos, Hijo Predilecto

Guardar en Mis Noticias.

Por José Corredor Matheos

Santiago Ramos merece el título de hijo predilecto por muchas razones, y la propuesta de Antonio Leal es muy [Img #60728]acertada y oportuna. Santiago ha entregado su vida plenamente a Alcázar en diversos ámbitos. Como vecino que ha pasado primero gran parte de su vida aquí, a tiempo completo, y, después, alternándola con Madrid, pero de manera que es tanta su presencia en Alcázar que se diría que tiene el don de la ubicuidad. De Alcázar lo sabe todo: su pasado, su presente y diría que también su futuro. Qué ha sido de aquel personaje inolvidable, cuál ha sido la evolución de aquella familia, qué hecho notable ha sucedido en tal o cual calle. Todos lo conocemos y a todos conoce. Es tan buena persona que, además de pedir para él el título de hijo predilecto, pediría al Papa que, ya en vida, lo considere por lo menos beato. Una cosa tan seria te ves obligado a decirla como en broma, pero todos los que le conocemos sabemos la buena persona que es, su entrega a los demás, su cercanía y su fervorosa religiosidad.


    Está, además, su obra literaria, que, siendo tan verdadera y rica, lleva con tal discreción que no busca todo el reconocimiento que merece, aunque los que la conocemos sabemos de su creatividad y altura. Y buena parte de esta producción está dedicada directamente a Alcázar. Su amor a la poesía no se detiene en su propia escritura, porque tiene una biblioteca sobre este género realmente extraordinaria: primeras ediciones, libros dedicados, libros raros, difíciles de encontrar. Y están también los libros en prosa y artículos, muchos de ellos publicados en este benemérito semanal, que ha escrito sobre Alcázar.


    Un encuentro con Santiago me reconcilia con la humanidad, algo que parece más difícil cada día. Dudo que cuando el planeta Tierra -habrá otros más sabios- esté poblado de robots humanizados, o de seres humanos robotizados -su número es ya legión- puedan darse muchos verdaderos homo sapiens como él. Todos los que le conocemos lo queremos y admiramos. Y todos confiamos que se reconozca que, desde hace muchos años, Santiago Ramos ya es prácticamente aceptado como hijo predilecto de Alcázar de San Juan.    

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress