Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

Antonio Leal
Jueves, 14 de febrero de 2019
ENCUENTROS EN LA CASTELAR

Hoy, con Rosario Romero Escribano (Profesora de Historia del Arte en la Universidad de Puerto Rico)

Guardar en Mis Noticias.

Por Antonio Leal Giménez

Nacida en la calle Cautivo, Rosario posee una serie de cualidades o atributos de naturaleza personal como son el entusiasmo, la tenacidad, la empatía, la humildad y la confianza. Descubrió su pasión por la Historia del Arte a partir de los treinta años, cuando ya era Licenciada en Historia Contemporánea. Volvió a la Universidad Complutense de Madrid para obtener  la licenciatura y en la actualidad es profesora de Historia del Arte en el Departamento de Historia del Arte, en el recinto de Río Piedras, en  la facultad de Humanidades de la [Img #67130]Universidad de Puerto Rico. Cuenta con una gran experiencia docente en espacios como el Centro de Estudios Internacionales de la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, con sede en Madrid (institución privada especializada en Ciencias Sociales y Humanidades); y dedica gran parte de sus esfuerzos a difundir la cultura, la educación y la investigación. Entre sus actividades profesionales destaca la coordinación de los  programas de verano en la Universidad de Puerto Rico, los viajes a la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid y a la Bienal de Venecia, por el programa de becas de la Escuela de Artes Plásticas, así como la Coordinación del Proyecto de Investigación sobre La Política Cultural del Centro de Investigación y Política Pública de la Fundación Rafael Hernández Colón (organización sin fines de lucro establecida en 1992 con el propósito de fomentar el interés en la investigación, el estudio, análisis y reflexión sobre la realidad del pueblo puertorriqueño). Conferenciante habitual, tiene una amplia experiencia en edición y publicación y actualmente es columnista regular para las revistas digitales 80 Grados y Visión Doble. Aprovechando su vuelta a Alcázar, visitaremos nuestros museos.

ROSARIO ha tenido desde muy joven una gran capacidad para dirigir y coordinar equipos de trabajo fomentando un buen ambiente. Se involucra de manera sobresaliente en todos los proyectos relacionados con su profesión  y fomenta continuamente el espíritu de aprendizaje y la creatividad. Aprende de sus errores con ánimo de obtener una mejora permanente en el futuro y sabe tomar decisiones en los momentos más delicados. Persona muy luchadora, con grandes dosis de intelectualidad, inquieta muy extrovertida y amable, sabe perfectamente transmitir sus ideas y conocimientos. Es una líder carismática con una gran capacidad para entusiasmar a sus alumnos y lograr que den el máximo de sí. Siempre le ha preocupado que exista la máxima coherencia entre sus palabras y sus hechos y reconoce sus propias carencias.

Comenzamos nuestra conversación en el Museo del Hidalgo situado en la misma calle donde nació.

 

 

PREGUNTA: A 6.520 kilómetros de distancia que separa San Juan de Puerto Rico, donde vives desde hace años, de la calle Cautivo, donde naciste, ¿Cómo recuerdas Alcázar de San Juan? ¿Cuándo reflexionas tu pasado en tus años jóvenes, te sirve para verte cómo eres en la actualidad? ¿Te sientes, a veces, invadida por imágenes, resonancias, palabras o sensaciones de aquella época?


RESPUESTA: Alcázar es mi lugar en el mundo por muchos aspectos. Generación tras generación, mi familia entera es de Alcázar y a mí me parece fundamental en la construcción de la personalidad de cualquier ser humano, saber de dónde viene, no solo en un sentido geográfico, sino en un sentido cultural amplio: acentos, sabores, idiosincrasia, aspiraciones. Mi infancia fue parecida a la de cualquier niña de mi generación y asumo el momento histórico que me tocó vivir que fue extraordinariamente difícil y duro. Me recuerdo como una niña buena, alegre y curiosa. Mi mundo estaba construido a partir de mi capacidad de imaginar otros mundos posibles y esa capacidad me ayudó en muchos aspectos a ser la mujer que soy ahora.

 

 

P. Casi todos echamos de menos nuestra patria chica cuando nos encontramos alejados de ella ¿Te ha llegado a doler alguna vez cuando te has sentido invadida por la nostalgia? ¿Has conseguido desprenderte de tu pasado en Alcázar? Homero dejó escrito que «Nada hay tan dulce como la patria y los padres propios» ¿Te anclas por los recuerdos de forma obsesiva?


R. He asumido la decisión de vivir en otro lugar alejado de mi tierra como una oportunidad extraordinaria de crecimiento y no he sentido nostalgia porque uno nunca deja sus referentes ni, sobre todo, sus pasiones ni sus afectos. He mantenido de forma muy fuerte mis vínculos afectivos con las personas medulares de mi vida y ese vínculo es el más importante, el que define que no hay distancias si hay amor.

 

 

P. Hace meses el Huracán María arrasó al Caribe. Puerto Rico fue uno de los países más afectados por esa tormenta, Viviste en primera persona el paso de los huracanes María e Irma acaecidos el pasado año ¿Estaba Puerto Rico preparado para afrontar los huracanes de categoría 5 (la más alta en la escala Saffir-Simpson)? ¿Cómo un desastre de esta magnitud te afectó personalmente?


R. Fue una experiencia traumática de la que todavía no me he recuperado personalmente y el país, a nivel colectivo, tampoco. Lo primero que uno siente es un miedo atroz porque la naturaleza se impone y el ser humano no puede hacer nada frente a esa fuerza tremenda. Veintitrés horas de vientos de 250 Km por hora se sienten como un Apocalipsis. Al día siguiente, todo es destrucción a tú alrededor: como si un incendio hubiera arrasado con todo. Afortunadamente, mi casa nos amparó y no entró ni una gota de agua. Las consecuencias naturales de un huracán son devastadoras, pero la naturaleza se recompone. Lo peor de todo es tomar conciencia de vivir en un país frágil y corrupto, en el que los políticos fueron incapaces de asumir su responsabilidad social y quedó al descubierto la pobreza, la mala gestión, la falta de inteligencia y de compromiso social para llevar a cabo la recuperación física y moral del país. Estuvimos casi tres meses sin luz, con lo que eso significa en un país tropical. Casi no teníamos alimentos y para conseguir gasolina o víveres teníamos que levantarnos a las 3.00 de la mañana y hacer filas interminables bajo el sol. Vivir sin luz en el espacio doméstico es duro, pero vivir sin luz en el espacio público es aterrador. A pesar de esto, decidimos como pareja, asumir el presente y encarar el futuro con determinación. Fue, a nivel personal, la confirmación de que mi relación con mi marido es lo mejor que me ha pasado en la vida y que el amor de mi hijo, la solidaridad constante de mis hermanos y de unos cuantos amigos, fue la columna vertebral que nos ayudó a mirar hacia adelante. De hecho fue un evento importante para saber quienes de verdad son personas sólidas y solidarias y quienes viven enajenados y de forma egoísta, con esos ya no cuento.  

 

 

P. ¿Cuáles son las principales problemáticas que se enfrentan en Puerto Rico, meses después del paso de Huracán María? ¿Sentiste deseos de correr hacia el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín para volver a España?


R. Se ha evidenciado la dependencia extrema de un país invisible a los ojos del mundo que, además, es una colonia de Estados Unidos, un país que en este momento está gobernado por Donal Trump, un gobernante arbitrario, racista, autoritario que no entiende lo que es el ser humano ni sus necesidades básicas y para el que la palabra empatía o solidaridad no existe. Puerto Rico es un (no) país incapaz en este momento de afrontar el futuro con certeza ni proyecto alguno.


    No solo sentí deseos, sino que compramos los billetes de avión e hicimos las maletas, pero la noche antes de tomar un avión que nos iba a llevar a Alemania y de ahí a España, desperté a mi marido y le dije: no puedo. No podía cerrar la puerta de mi casa, cerrar así de forma abrupta una vida y, ni siquiera temporalmente, pude asumir fugarme de esa realidad. Hablamos varias horas y decidimos quedarnos y afrontar la situación. No puedo explicarlo a nivel racional, pero no pude irme. Fue una decisión importante y creo que no nos equivocamos porque nos ayudó a planificar de manera más serena y realista nuestro futuro cercano. Mis hermanos nos esperaban con los brazos abiertos y mi hijo, que vive en Washington, hubiera respirado tranquilo de sabernos a salvo, pero entendieron la decisión y siguieron apoyándonos. Nunca agradeceremos lo suficiente la generosidad de esas personas imprescindibles, que desde el minuto uno estuvieron con nosotros de una manera incondicional.

 

 

P. ¿En qué medida la Historia del Arte ha cambiado tu vida? El poeta portugués Fernando Pessoa, decía «el arte existe porque la vida no basta» ¿Se puede imaginar un mundo sin música, sin libros, sin pintura, sin teatro, sin cine, sin danza? ¿Cómo sería una vida sin arte?


R. El ser humano tiene una capacidad maravillosa que no tienen los demás seres vivos: puede imaginar. Ese poder nos ha permitido construir el mundo y habitarlo. Sencillamente sin arte no habría humanidad, por eso el arte no es un adorno, algo cosmético, sino que es un asunto medular de nuestra naturaleza humana. La Historia del Arte se ocupa de analizar las manifestaciones artísticas a través del tiempo, por eso me ha dado una visión de los seres humanos, un conocimiento amplio de la cultura y me ha dado mucho placer. Además de ser mi profesión es mi pasión.

 

 

P. ¿Es el arte algo personal y del que surgen interpretaciones totalmente subjetivas? ¿Podemos negarle a alguien que vea cosas donde nosotros no lo vemos?


R. El arte existe independientemente del gusto, que es subjetivo, o de las modas, que son cambiantes. A una persona puede no gustarle una obra, pero eso no significa nada, es un acercamiento simplista hacia arte. Analizar una obra de arte, entenderla conceptualmente, contextualizarla, profundizar en la propuesta estética que plantea y tratar de tener una experiencia transformadora, es un asunto que va mucho más allá del gusto o de la subjetividad. Luego, por supuesto podemos tener más inclinación por unas obras u otras, pero quedarnos en  lo superficial es perdernos toda la posibilidad que comporta tener una experiencia que puede producir mucho placer y conocimiento.

 

 

P. Entre las obras más importantes del Arte Contemporáneo se encuentra un retrete, bautizado como La Fuente, de Marcel Duchamp, quien expuso en la Sociedad de Artistas Independientes en 1917 ¿Por qué ha progresado esta concepción de arte más radical cuyo fin es conseguir la propia destrucción del arte?


R. Duchamp es efectivamente el artista más radical de todo el siglo XX. Duchamp es importante porque nos planteó preguntas que todavía no hemos podido responder: ¿que hace que un artista sea considerado un artista? ¿Quién decide que una obra entre en un museo o sea rechazada? ¿Cuándo consideramos que un objeto es una obra de arte? ¿Cuánto vale una obra de arte? Son preguntas muy importantes que Duchamp hizo desde la ironía y la inteligencia. Un nombre imprescindible para entender el arte contemporáneo.

 

 

P. ¿Por qué es arte la imagen de un crucifijo dentro de un vaso lleno de la propia orina del artista? También es arte la imagen de una habitación vacía, que está cinco segundos a oscuras y cinco con las luces encendidas que consiguió un premio Turner y forma parte de la colección permanente de la Tate Modern o mostrar una cama deshecha que se subasta por un valor de más de un millón y medio de euros?


R. Las preguntas que me haces, como ves, son las mismas que planteó Duchamp, por eso es tan importante atender a sus ironías. Con respecto al precio de una obra, hay que decir que una cosa es el arte y otra muy distinta el mundo del arte. Los canales de comercialización y banalización del arte no tiene que ver con el arte sino con el espectáculo, el mercado y los mass media.

 

 

P. ¿Ha sido Don Quijote el personaje que más ha inspirado a los artistas? Dalí afirmó que Don Quijote estaba poseído «por el mismo tipo de locura que él». ¿Se trata de un delirio sistemático que sólo puede explicarse mediante el método paranoico-crítico? ¿Qué papel ha tenido Picasso en que El Quijote sea reconocido en todo el mundo?


R. El Quijote es una novela perfecta, una obra de arte de carácter infinito que estimula a todos los que se acercan a leerla. El personaje de Don Quijote es tan rico y complejo que no puede dejar indiferente a artistas como los que nombras, ya que la aspiración de cualquier artista es poder crear una obra atemporal y universal como atemporal y universal es Don Quijote. Pero sobre todo, lo más atractivo de esta magnífica novela es su ficción y los diferentes niveles de ficción que propone, eso es lo que les interesaba a Dalí o a Picasso. Cervantes consigue construir realidad a partir de la ficción: ¿Quién sino Cervantes construyó para el imaginario colectivo La Mancha, su paisaje, su arquitectura, sus olores, sabores y acentos?  Sin el Quijote ese espacio geográfico sencillamente, no existiría porque no lo veríamos. No, Cervantes no ha necesitado de Picasso para que se reconozca el Quijote, más bien Picasso se apropió del Quijote sabiendo de su importancia.  

 

 

P. En el ámbito de la enseñanza universitaria y desde un punto de vista de las necesidades de los estudiantes del siglo XXI ¿Qué enfoque debe tener la materia de historia del Arte? ¿Qué contestas a tus alumnos cuando te preguntan dónde has nacido?


R. Esta es una gran pregunta que nos hacemos constantemente los historiadores del arte y que debemos respondernos a nosotros mismos y a los estudiantes ¿Para qué sirve la Historia del Arte en estos tiempos? Verdaderamente es una respuesta difícil de dar en el contexto neoliberal que vivimos, donde todo se mide bajo un prisma de utilidad material y en el que las humanidades van siendo marginadas por «inútiles». Creo firmemente en la defensa de la historia del arte en un marco de ciencia social y humanista, que ayuda a entender la condición humana y el mundo que nos rodea.  


    A mis estudiantes les digo que soy de La Mancha, un espacio invisible para un puertorriqueño, visibilizado precisamente gracias a Cervantes, así que no tengo que dar muchas pistas: tierra de molinos y hermosas llanuras.  

 

 

P. En cuanto a discursos expositivos, ¿Qué es lo que más te gusta cuando visitas un museo? ¿Qué experiencias tienes en tus visitas a los museos con los alumnos? ¿Qué recomendación harías a nuestros lectores para mejorar su experiencia de visitar museos?


R. Me interesan los museos que muestran exposiciones coherentes. Creo que una de las mejores exposiciones que se han visto últimamente en Madrid fue la dedicada a Lorenzo Lotto como retratista, realizada en el Museo del Prado: una exposición que rescata a un artista del olvido y lo hace a partir de sus obras, explicando a través de los retratos su innovación y su originalidad, dando claves para su lectura y cabal comprensión.


    Mi experiencia con los estudiantes es siempre satisfactoria. Todos agradecen que se les ayude a mirar, a profundizar, a escudriñar aquello que está ahí y que ellos por sí solos no ven. Recomiendo acercarse al arte a través de la Historia del Arte, estudiar lo que dicen los historiadores del arte y las claves que nos dan para tener una mejor comprensión de lo que vemos.

 

 

P. ¿Cómo podemos fomentar la apreciación de la historia del arte y sus beneficios? ¿Explica la realidad el arte o la construye? ¿El conocimiento del mundo está íntimamente vinculado a nuestra experiencia estética? ¿La historia del arte puede ser un vehículo terapéutico de expresión?


R. Creo que todas estas preguntas ya te las he respondido a lo largo de nuestra charla, excepto la última. No: la historia del arte no es terapéutica en su esencia.  La historia del arte, como cualquier disciplina, requiere estudio, esfuerzo, reflexión y trabajo. Si todo eso ayuda o no a estar bien física y mentalmente, eso es un asunto que no tiene que ver con el «qué» se hace sino con el «cómo» se hace y sobre todo con el «por qué» se hace.

 

 

P. ¿Qué resaltarías como más significativo de la historia del arte en Alcázar de San Juan? ¿Puedes dedicarnos a tus paisanos algunas palabras de despedida?


R. Uno de mis pintores favoritos está vinculado a Alcázar, es Sánchez Cotán, cuyos bodegones son de una belleza y espiritualidad enorme, una reflexión sobre la vida y la muerte muy profunda, recomiendo a todos que nos acerquemos a este artista extraordinario.


    
    No me despido, nos saludaremos subiendo y bajando…por la Castelar.
 

 

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress