Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Javier Mata
Lunes, 29 de julio de 2019
Crónicas desde el corazón de Europa:

La ciudad de las bicicletas

Guardar en Mis Noticias.

Por Javier Mata

Bonjour à toutes et tous ! Hoy quiero hablar de la que yo he denominado « La ciudad de las bicicletas » . Me explico. Hace unos días visité la Selva Negra en Alemania y la ciudad más importante de la misma: Freiburg im Breisgau. Una visita muy recomendable y una ciudad con mucho encanto y ambiente. Aparte de lo agradable de pasear por sus calles y su « sabor » típicamente alemán, lo que más me sorprendió es el número de bicicletas con la que sus habitantes se desplazan por la ciudad. Fuera del centro, evidentemente había coches también, pero sobretodo en el centro, bicicletas. Ver las aceras atiborradas de ellas es un espectáculo. Observar cómo gente de todas edades, y recalco lo de « todas », se desplazan a trabajar, comprar o tomar una cerveza, también. Comprobar que la mayoría de los edificios tienen zonas exclusivas para aparcar las mismas o escuchar que es una de las ciudades con mas kilómetros reservados en sus calles para circular con bicicleta, más de 400, me dejó sorprendido. Ciertamente la ciudad es plana en su mayoría.


    Y por supuesto, la calidad del aire que se respiraba era de primera. Por cierto que el transporte público es mayoritario en tranvías eléctricos. El aire decía, es respirable, tanto por estar rodeada de millones de arboles de la « selva negra » como por la disminución en polución provocada por la combustión de hidrocarburos. Pero lo que mas llamó mi atención es la concienciación cívica de sus habitantes para usar de manera mayoritaria un medio de transporte no contaminante.


    No puedo por menos que comparar con España. No voy a entrar en polémicas sobre si la contaminación de nuestras grandes ciudades como Madrid es una falacia o no (no voy dar pábulo a políticos mas interesados en otros « intereses » que en el bien público). Pero sí voy a hablar de cómo podrían cambiar ciudades como Alcázar potenciando estos medios de transporte. Quizás algunos de mis lectores sonrían tras leer esta ultima frase, pero nada es imposible. Freiburg es sin duda cerca de 10 veces más grande que Alcázar, por ejemplo, y lo ha conseguido. Cada vez me sorprendo más de cómo en nuestros pueblos, la gente saca el coche para ir a sitios que se tardan apenas 10 minutos andando. Por no hablar que las distancias máximas no superan los 40 minutos andando.


    Si reflexionamos bien, nos daremos cuenta de los beneficios para nuestra salud y la del aire que respiramos y que envenenamos sin parar. Caminar, andar en bicicleta a diario, es algo saludable. Y qué me perdonen mis paisanos pero es para hacérselo mirar eso de ir en coche a todos lados y luego al atardecer salir a « andar » por el llamado « paseo de los cardiacos » (espero otra sonrisa de mis lectores).
    Yo no creo que lo que hablo sea una utopia o sea propio de otros países mas al norte. Creo que siempre hay que copiar lo bueno y dejar de lado lo que no lo es. Si otras ciudades más grandes lo han logrado, se puede hacer. Y estoy seguro que el nivel al que han llegado en Freiburg no lo han alcanzado en « dos días ». Sinceramente invito a las asociaciones de vecinos y las autoridades a que den un paso adelante favoreciendo y creando facilidades en las calles de nuestros pueblos para que se pueda desplazar la gente en medios de transporte no contaminantes como la bici. Y no hablo de facilitarlo para el ocio solamente, hablo de poder hacerlo a diario.


    Todo esta inventado, solo hay que ir al sitio, verlo, copiarlo y adaptarlo. Es una cuestión de actitud colectiva: de los dirigentes y de los ciudadanos. Pero alguien debe comenzar a dar los primeros pasos.
    Estoy convencido que estas y otras acciones son las que de verdad van a hacer que nuestra forma de vida sea mas respetuosa con el medio ambiente en el que vivimos y que así dejemos de envenenar el aire que respiramos, el agua que bebemos y la « casa » en la que vivimos (que ya nos vale!). De nada sirve quejarse del cambio climático si no hacemos algo.


                 Bon courage!

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress