Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

El Semanal
Domingo, 18 de agosto de 2019
La mayoría de los casos se resuelven durante las primeras 24 horas

El Servicio de Emergencias 1-1-2 de C-LM ha coordinado más de 50 incidentes por desapariciones de personas en el primer semestre del año

Guardar en Mis Noticias.

Toledo y Albacete han sido las provincias en las que más desapariciones se han denunciado entre los meses de enero y junio.

El Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 de Castilla-La Mancha, organismo perteneciente a la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, coordinó entre los meses de enero y junio de este año los dispositivos de búsqueda de un total de 54 incidentes relacionados con la desaparición de personas. 
 

El dato positivo de este tipo de sucesos es que la gran mayoría de los incidentes abiertos se resuelven en las primeras 24 horas desde que se recibe el aviso. Solo unos pocos quedan en manos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para su investigación y resolución.
 

Si atendemos a los datos de llamadas registradas en el Servicio de Emergencias 1-1-2, el total de personas cuya desaparición ha sido notificada asciende a un total de 57, debido a que se han dado varios casos en los que se comunica la desaparición de varias personas en la misma llamada.
 

Jóvenes fugados de casa, personas mayores que se desorientan o, simplemente, personas de las que se desconoce su paradero en las últimas horas son los incidentes más comunes que se agrupan bajo la tipificación de ‘persona desaparecida’. Una clasificación que también alberga algunas denuncias curiosas como la desaparición de dos turistas en la ciudad de Toledo, que fueron localizados horas más tarde en Madrid.
 

Las provincias donde se notificaron más desapariciones son Toledo y Albacete, con 19 y 17 casos, respectivamente. Le sigue de cerca Ciudad Real, donde se llegaron a registrar en los primeros seis meses del año hasta 12 incidentes de este tipo. Desde la provincia de Guadalajara se dio aviso de un total de siete desapariciones y, en Cuenca, esta cifra fue de dos incidentes.

 
Discriminando los incidentes abiertos desde el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 por edades, se observa que aquellos de menores de 18 años y de personas mayores de 65 años son bastante numerosos. De esta manera, en total han sido 18 los sucesos registrados en el caso de los menores de edad, mientras que los casos abiertos por desaparecidos mayores de 65 años en el primer semestre del año han sido 16. Los 23 incidentes restantes comprenden desapariciones de personas de entre 18 y 65 años.
 

Por lo que respecta a la operativa que se lleva a cabo en el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 con este tipo de casos, señalar que una vez que se recibe una llamada avisando de una desaparición se activan los servicios disponibles, principalmente, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y los voluntarios de Protección Civil de la zona. Gracias a su rápida intervención, a la constante comunicación con el personal de la Sala de Coordinación y a la colaboración ciudadana, la mayoría de desapariciones se resuelven favorablemente antes de las 24 horas posteriores a la notificación del suceso.

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress