Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

coordinadora local de IU de Alcázar
Miércoles, 30 de octubre de 2019
ARTÍCULO DE IZQUIERDA UNIDA ALCÁZAR, SOBRE EL PLENO DE AYER

“De aquellos polvos del voto útil a estos lodos de la mayoría absoluta socialista”

Guardar en Mis Noticias.

Por la Coordinadora Local de Izquierda Unida de Alcázar.

 

En el pleno ordinario del Ayuntamiento de Alcázar correspondiente al mes de octubre, con el único voto a favor de los concejales del PSOE, se han aprobado las Ordenanzas Fiscales para el año 2020, que suponen una subida generalizada de los impuestos, tasas y precios públicos de un 2%, a excepción del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que se ha incrementado en un 25% (el tipo impositivo pasa del 0,48 al 0,60). El equipo de gobierno socialista, a través del primer teniente alcalde y de la alcaldesa, ha justificado dicho incremento en dos motivos: que el tipo del IBI en Alcázar era de los más bajos de la provincia de Ciudad Real y que era necesario ajustar los ingresos ordinarios al gasto corriente del ayuntamiento para prevenir posibles déficits como consecuencia de la bajada de los recursos extraordinarios, además de atender la ejecución de obras necesarias para la ciudad.

 

            No obstante, tales justificaciones son meras excusas recaudatorias, ya que el superávit de 12 millones de euros del que se viene vanagloriando la Sra. Melchor durante estos últimos meses, así como los 5 millones de euros concedidos por la Unión Europea (Fondos EDUSI) para la realización de obras en nuestro pueblo, suponen un colchón financiero suficiente para atender todas las necesidades urgentes y necesarias de la localidad en materia de obras sin tener que acudir a una monumental subida del IBI. Por otro lado, esos datos eran sobradamente conocidos por la alcaldesa y los concejales socialistas, en tanto que gobernaron Alcázar durante la pasada legislatura y, sin embargo, no contemplaron un incremento fiscal de tal magnitud en su programa electoral.

 

            En efecto, lo más grave e indecente de esta subida generalizada de tributos, en especial la del IBI, es que incumple el programa electoral con el que el Partido Socialista se presentó a las elecciones municipales de mayo de 2019, ya que, en el apartado de Hacienda y Régimen Interior, página 103, en sus puntos 13 y 14, se dice lo siguiente: 13. “Seguiremos priorizando el aumento de los ingresos municipales a través de la mejora de la recaudación y de la inspección tributaria y no de la subida generalizada de tributos. 14. “Permaneceremos en la línea de no incrementar los impuestos municipales por encima del aumento del IPC.

 

            Pues bien, no sólo han incrementado los tributos de modo generalizado sino que, en el pleno ordinario del pasado mes de julio, la mayoría absoluta socialista aprobó la cesión de la recaudación de tributos a la Diputación Provincial, servicio que se realizaba de modo eficiente y modélico por los empleados municipales adscritos a ese departamento, por lo que se ha regalado a dicha institución medio millón de euros anuales (2% de cada recibo cobrado), con el único objetivo de que la Diputación adelante al Ayuntamiento el dinero de los fondos de la Unión Europea y, así, la Sra. Alcaldesa pueda posar para la foto en el mayor número posible de inauguraciones de obras antes de que termine esta legislatura.

 

            Desde junio de 2019, como consecuencia del poder omnímodo que le otorga la mayoría absoluta, el PSOE de Alcázar nos tiene acostumbrados a incumplir su programa electoral, tanto por adoptar medidas no contempladas en el mismo y que habían sido ocultadas a la ciudadanía de modo premeditado (la subida de sueldo de la alcaldesa, de los tenientes alcalde y de los concejales liberados en un porcentaje que va desde el 16% al 30%, según los casos, así como la creación de dos puestos de comisarios políticos abundantemente retribuidos y la cesión de la recaudación tributaria a la Diputación Provincial), como por tomar decisiones explícitamente contrarias a lo dispuesto en dicho programa. Entre estas últimas se encuentra la subida generalizada de tributos y el incremento del IBI muy por encima del IPC.

 

            La concejala de Izquierda Unida votó en contra de la propuesta de modificación de las Ordenanzas Fiscales para 2020 no porque comparta el modelo fiscal de la derecha, como dijo la alcaldesa en el pleno, sino porque tal propuesta es contraria a los principios del programa electoral de Izquierda Unida, ya que no suponen una política fiscal progresiva que permita políticas redistributivas que posibiliten la potenciación de la calidad de los servicios públicos y el tratamiento económico diferenciado en función de las rentas, priorizando la atención a los sectores de la ciudadanía más perjudicados por la crisis económica. El incremento del IBI tiene los mismos efectos que la subida del IVA, ya que no se tiene en cuenta la renta de las familias sino el valor de los productos, en este caso las viviendas, por lo que afecta tanto a las rentas altas como a las bajas.

 

            Así mismo, Izquierda Unida no es partidaria de bajar los tributos, pero nos oponemos frontalmente a una subida generalizada de impuestos para mantener la gestión privatizada de servicios públicos, como la limpieza viaria y de edificios públicos, el estacionamiento regulado, la ayuda a domicilio, etc., gestión en la que prima el beneficio y enriquecimiento de las empresas concesionarias, a costa de la precariedad de los trabajadores y la deficiente prestación del servicio. También rechazamos que la subida de la presión fiscal sea utilizada para que el equipo de gobierno incremente aún más su política clientelar de concesión de subvenciones a diestro y siniestro, muchas de ellas para sufragar festejos y eventos religiosos.

 

            En definitiva, el incremento del sueldo de la alcaldesa y sus concejales liberados, así como la propuesta de subida generalizada de tributos no ha extrañado a Izquierda Unida, pero puede que sí vaya a sorprender e incluso indignar a gran parte de la ciudadanía que votó de buena fe al Partido Socialista. Pues bien, a esas ciudadanas y ciudadanos les queremos decir que se lo piensen bien antes de votar el próximo 10 de noviembre, pues en el gobierno de España puede suceder como en el de Alcázar, que de aquellos polvos del “voto útil” nos encontremos con estos lodos de la mayoría absoluta …   

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress