Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Antonio Leal Giménez
Viernes, 18 de mayo de 2018
ENCUENTROS EN LA CASTELAR

Hoy, con José S. Serrano Sánchez-Villacañas (Médico Alergólogo, Analista Clínico e Inmunólogo)

Guardar en Mis Noticias.

Por Antonio Leal Giménez

 

Nació en la plaza de la Aduana y desde muy joven tuvo claro que su vocación era el ejercicio de la medicina, ya que tenía curiosidad por entender cómo funciona el cuerpo humano y a qué se deben las enfermedades. Proyectó su carrera profesional con imaginación y perseverancia. Licenciado en Medicina, Especialista en Alergología, Análisis Clínicos e Inmunología, ama su profesión y siempre está motivado para su ejercicio. Transmite una gran empatía y suele actuar, a juicio de sus muchos pacientes, sin precipitación con buen sentido común  y con una gran cordialidad.

 

Posee una óptima preparación científica, social y humanística, con capacidad de asimilar e incorporar todos los avances que brindan la tecnología y las investigaciones científicas, y con un sentido claro y preciso de la ética médica y la responsabilidad social y nunca olvida su juramento hipocrático, que pone en práctica en cada momento. Intelectualmente muy competente, maneja correctamente las habilidades comunicativas, y su espíritu está siempre muy motivado para ayudar a resolver los diagnósticos más precisos. Mantiene un equilibrio y madurez que sirve de ejemplo, siendo muy ordenado y detallista

 

En el campo de la investigación, ha diseñado y desarrollado programas y proyectos con grupos interdisciplinarios y en el campo docente ha contribuido con sus enseñanzas a la formación de distintos profesionales de ciencias de la salud. Una de sus señas de identidad es, su compromiso en el respeto a la vida y dignidad de la persona, con actitud de servicio y sin espacio para la discriminación. Muy comprometido con el trabajo que realiza, posee una especial disposición a aprender de otros y su formación es continua. Ha participado en numerosos congresos internacionales de su especialidad.

 

Nuestra conversación comienza caminando hacia la ermita de San Sebastián Mártir, ya que este santo era invocado como protector de enfermedades y epidemias en los alrededores del siglo XVI.

 

 

PREGUNTA: Eres de la generación de jóvenes alcazareños que salió del pueblo para estudiar o trabajar y no tuvo oportunidad de volver para quedarse. Han pasado cincuenta años y solo lo visitas esporádicamente. ¿Qué significado tiene para el tiempo pasado vivido en tu lugar de nacimiento? ¿ ¿El lugar de origen determina la manera de ser?

 

RESPUESTA: La infancia y juventud nunca se olvidan si han sido gratas, y para mí estas etapas de mi vida vividas en Alcázar lo fueron; las recuerdo mucho con cariño y añoranza. Creo que la manera de ser está condicionada genéticamente y el sitio donde se viven las primeras etapas de la vida la modulan un poco, así el que es serio, más o menos, siempre será serio. O el hablador siempre será así.

En 1972 hice un intento de volver a Alcázar, pero la desidia de las autoridades de poner en marcha el primer hospitalito y una buena oferta de trabajar en Barcelona, truncaron mi intento.

 

 

P. En El Quijote se leen 269 vocablos de carácter médico (incluidas repeticiones) y tan solo una vez, se hace mención a un síntoma relacionado con la alergia, un estornudo, además fingido (2ª parte, cap. XLIII). ¿Cómo no aparece en las letras de los clásicos voces como el picor, la disnea o el estornudo, premonitorio este último de la rinitis alérgica? ¿Cuándo aparecen en España los primeros especialistas alergólogos?

 

R. En aquellos siglos, los estornudos, mocos y picores, eran problemas menores ante la gran mortandad de las enfermedades infecciosas, y la gente no le daba importancia. En Europa se empezó a hablar de alergia, a primeros del siglo XX, por el médico austriaco Von Pirquet y el francés Richet. En España Jiménez Díaz en Madrid y Pedro Pons en Barcelona, crearon escuelas en la década de los cuarenta, aunque oficialmente se reconoce como especialidad en 1980.

 

 

P. Actualmente se habla de la alergia como la epidemia del siglo XXI, tanto es así que en el 2025 se prevé que casi el 50% de la población tenga algún tipo de alergia. ¿Qué es la alergia? ¿Cómo se desencadena?¿Es hereditaria?

 

R. Hay varias definiciones; la más sencilla para el público es “Una gran sensibilidad del cuerpo a sustancias que en condiciones habituales no causan alteraciones. La alergia tiene una base genética y es hereditaria y necesita dos fases para desencadenarse, un primer contacto con una sustancia que no pasa nada, por ejemplo la penicilina, y otro segundo contacto, otra vez la penicilina, que si produce síntomas; a partir de entonces siempre que haya contacto con la penicilina habrá síntomas.

 

 

P. El número de afectados por las alergias se ha disparado. Se estima que seis millones y medio de españoles sufren algún tipo de alergia en su vida ¿A qué edad aparece la alergia? ¿Crees que se está produciendo un sobre diagnóstico de este tipo de afecciones? ¿Por qué hay tantos casos de alergia en los últimos años?

 

R. Puede manifestarse en distintas etapas de la vida, porque necesita el contacto con la sustancia que la produce (alérgeno) y de un modo reiterado. Normalmente aparece en la infancia, adolescencia y juventud, Excepto la alergia a medicamentos que puede aparecer en cualquier época. No hay sobre diagnóstico, lo que pasa es que cada año sabemos más de la alergia, se hace mejor medicina y conocemos la “teoría de la higiene” que consiste en que al disminuir las infecciones bacterianas por la higiene y los antibióticos, que impiden la exposición de gérmenes en los primeros meses de la vida; el sistema inmune produce sustancias favorecedoras de la alergia.

 

 

P. De los distintos tipos de alergias conocidos en función de los síntomas, y de los alérgenos que la desencadenan ¿Cuáles son más peligrosas? ¿Cuáles son las más comunes? ¿Cuáles son las más raras?

 

R. Las más peligrosas son las producidas por medicamentos. Las más comunes las producidas por pneumoalérgenos, a saber: pólenes, ácaros del polvo, esporas de hongos y epitelios de animales. Las más raras algunas manifestaciones en la piel.

 

 

P. Un estudio aerobiológico respecto al polen de Quenopodiáceas, llevado a cabo  por el Hospital Mancha-Centro, mediante la instalación de un colector de polen (Burckard) en Alcázar de San Juan, y comparado sus datos con los obtenidos en Ciudad Real, dio como resultado que la concentración en nuestro pueblo era tres veces superior. ¿Consideras necesario la realización de campañas divulgativas para dar a conocer este fenómeno, sus síntomas, dónde se pueden encontrar  y sus correspondientes medidas de evitación? ¿Qué otro tipo de alergias son características de nuestra zona?

 

R. Los medios de comunicación hacen todos los años campañas divulgativas. Está bien conocer los niveles de polen de una población o comarca para que la gente los conozca y adopte las  medidas preventivas que indique el médico. En nuestra zona lo más común es la alergia al polen

 

 

P. El Alertapolen es una aplicación gratuita para teléfonos móviles que informan sobre los niveles de polen en las localidades españolas donde existen centros de medida, entre ellas Alcázar de San Juan. Además  es personalizable de acuerdo a los intereses del usuario y permite establecer alarmas sonoras o visuales que le presta apoyo en previsión de los síntomas. ¿En qué medida las nuevas tecnologías podrían resultar decisivas para ayudar a resolver esta reacción inmunitaria del cuerpo?

 

R. Pueden servir al alérgico para que tome medidas de prevención habituales y sencillas: Como evitar las salidas al campo, evitar salir en días de viento y sol o las corrientes de viento en casa cerrando ventanas, no montar en bicicleta o moto

 

 

P. Hasta ahora casi siempre hablábamos de alergia primaveral, pero lo cierto es que para muchas personas ha dejado de ser un problema puramente estacional, ¿cuál es el motivo? , ¿influye la contaminación en el aumento de las alergias en las ciudades? ¿Es más complicado ser alérgico en la ciudad o en el campo?

 

R. El polen está no solo en primavera, sino en muchos meses más, además la mucosa nasal de un paciente con rinitis de varios meses, se hace más fina y reacciona con cambios de temperatura, olores, humos y otros irritantes, que hacen que se haga casi perenne la rinitis. La contaminación de las ciudades, sobretodo de las combustiones, hace que se potencie  el efecto de los alérgenos y sean más agresivos, por lo que puede ser igual de complicado, para el alérgico, vivir en el campo o en ciudades; depende más del sitio geográfico y del tamaño de la población.

 

 

P. Las alergias ¿se curan? ¿O lo que se hace es tratarlas para mejorar la calidad de vida del paciente? ¿Puede una alergia tardar en ser diagnosticada? ¿Por qué algunos casos son difíciles de diagnosticar?

 

R. Se nace con el gen alérgico y se muere con dicho gen. Con la inmunoterapia (vacunas antialérgicas) se puede llegar a la tolerancia y no tener síntomas y podríamos decir, con reparos, que el enfermo está curado de ese tipo de alergia, pero puede desarrollar otro tipo. Los alérgicos en manos de un alergólogo experimentado, no tardan nada en diagnosticarse y solo rara vez encontraremos algunas dificultades en ciertas alergias de la piel, porque todavía hay partes algo oscuras en la alergia

 

 

P. Cada vez hay más casos  de una alergia que se diagnostica en la edad adulta. ¿El alérgico nace o se hace?

 

R. El diagnóstico en la edad adulta, suele ser porque no se ha prestado atención en la juventud. Cosa distinta es la alergia a los medicamentos que necesitan un contacto reiterado con ellos y aparecen a cualquier edad. Se nace con el gen alérgico, pero para desarrollar enfermedad necesita el contacto reiterado con el alérgeno (polen, ácaros, hongos, epitelios, alimentos, medicamentos, etc.). Podemos decir se nace y se hace.

 

 

P. Cada vez hay más gente que sufre alguna alergia o intolerancia a algún tipo de alimento. Según un reciente estudio cerca de dos millones de españoles las padecen. ¿Cuáles son las alergias alimentarias más habituales? ¿Por qué se ha disparado el número de diagnósticos?

 

R. Leche, Huevo, frutos secos y  frutas son los más frecuentes. Hay que distinguir entre alergia que es un trastorno inmunitario y la intolerancia que suele ser por un déficit enzimático intestinal. Para la gente será difícil diferenciarlos, porque los síntomas son muy parecidos, pero debe saber que en la alergia alimenticia, los síntomas pueden ser muy severos y puede ocurrir con muy pequeñas cantidades de alimentos; en la intolerancia los síntomas irán en función de la cantidad ingerida y son más leves. Aquí tenemos que mencionar los problemas que dan los colorantes, estabilizantes y conservantes alimenticios. Los cambios en los hábitos alimenticios, con el aumento de conservas y productos preparados, así como unos mejores médicos, hacen aumentar los diagnósticos.  

 

 

P. A veces leemos que personas alérgicas, jóvenes en su mayoría,   fallecen tras la ingesta de algún producto no deseable. ¿Por qué no se dispone de autoinyectores de adrenalina en lugares públicos, de forma similar a lo que sucede con los desfibriladores cardiacos?

 

R. Aparte de los  shock producidos por ingesta de alimentos, están los producidos por picaduras de insectos y evidentemente debería haber autoinjectores en algunos lugares como piscinas, instalaciones deportivas y algunos restaurantes; pero chocamos que se dispensan con receta a título individual y no para colectivos y además actualmente, los laboratorios fabricantes están suspendiendo la producción por problemas económicos con la Seguridad Social

 

 

P. El tratamiento que se establece habitualmente en el caso de alergia alimentaria es excluir de la dieta el alimento que provoca la respuesta inmunitaria; sin embargo, ya se está probando otra alternativa, la desensibilización ¿Puedes explicar en qué consiste y hasta qué punto resulta efectiva?

 

R. La desensibilización viene de antiguo y cosiste en aplicar pequeñas cantidades de un alimento que se van aumentando cada hora más o menos, hasta llegar a una cantidad razonable del alimento que el paciente tolere sin producirle síntomas; esto es largo, tedioso y peligroso y se  realiza en un hospital, por lo que se realiza poco. Se ha realizado con éxito en medicamentos, y algunos alimentos como el huevo.

 

 

P. ¿Qué diferencia hay entre una alergia y un resfriado?¿Cómo actúan los antihistamínicos? ¿Y las vacunas?

 

R. Difícil de diferenciar para el paciente, ya que los síntomas son parecidos. En la alergia, los estornudos son más abundantes y en “salvas” y también muy frecuentes los picores de nariz y ojos, no suele haber fiebre como mucho unas décimas. Los antihistamínicos como su nombre indica, bloquean la histamina que es una sustancia primordial producida  en las reacciones alérgicas. La inmunoterapia (vacunas) lo que hacen es inducir tolerancia del organismo frente los alérgenos y son un tratamiento muy importante en la alergia.

 

 

P. La inmunología es una especialidad muy transversal, y afecta a muchas patologías”. Sin embargo, parece que la escasez de especialistas en muchos hospitales está haciendo mella. Por qué no  participan los inmunólogos en la práctica clínica?

 

R. La Inmunología nace en los laboratorios, sobre todo de los grandes hospitales que es donde hay muchos enfermos con patologías complicadas. Es una especialidad compleja y cara; entre sus funciones está la colaboración estrecha con los clínicos y acuden a sesiones conjuntas donde se estudian los pacientes. Por todo ello, no creo que hagan falta en hospitales pequeños.

 

 

P. Como despedida puedes darnos a los paisanos algunos consejos y recomendaciones finales, en general, respecto a la prevención para pacientes alérgicos a pólenes, ácaros, hongos, y epitelios de animales.

 

R. A lo largo de esta entrevista se han dado muchos consejos, solo añadiría que se haga una alimentación lo más natural posible y una vida con cordura, con excesos solo los justos para darnos alegres satisfacciones. A mis paisanos quiero decirles que exijan a la administración mejoras reales para el pueblo y nada de la palabrería vana que nos cuentan; con la que nos anulan la razón, que es a la que hay que escuchar, dejando al corazón en segundo plano, solo para los sentimientos. De esta manera se conseguirá sacar al pueblo del olvido a que ha sido relegado durante décadas.

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress