Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

Antonio Leal Giménez
Viernes, 18 de octubre de 2019
ENCUENTROS EN LA CASTELAR

Hoy, con Óscar Fernández Serrano (Ingeniero Civil y máster MBA IE Business School)

Guardar en Mis Noticias.

Por Antonio Leal Giménez

 

Conoce muy bien el barrio de Santa María. Madrileño de nacimiento, siempre defiende que “Soy de Alcázar”, donde llegó con 2 años. Gracias a sus estudios de Ingeniería Civil trabajó en obras tan importantes como el Aeropuerto de Madrid en Dragados y FCC donde llego a ser Gerente de los túneles de la M30. Luego fue Director General para España, Portugal y Latinoamérica de la compañía francesa Clestra Hauserman pasando temporadas fuera de nuestro país.

 

Pero su pasión era el sector inmobiliario y cursó el Master MBA del IE Business School que le permitió cambiar de sector. Actualmente es asociado para España de la Consultora Inmobiliaria Americana “Cushman & Wakefield”. Desde el año 2008, también es profesor del Departamento de Creación de Empresa del IE Business School.

 

Para él lo mas importante en la vida es “la familia y querer a los que le quieren”. Se siente muy afortunado por mantener una fuerte relación de amistad con un buen grupo de compañeros de su clase de preescolar del Colegio de los Trinitarios. Le emociona la música de U2 y el Atlético de Madrid, tanto que, el día que murió Vicente Calderón, él y dos amigos más acudieron a la clase de gimnasia que daba el profesor José María Valverde, con un brazalete negro con el escudo del Atleti pegado con pegamento Imedio.

 

Es un auténtico líder que le gusta involucrarse y ayudar a otros. La Ética, la Responsabilidad Social Corporativa y el Emprendimiento serán temas que trataremos en nuestro “Encuentro”.

 

Desde el Torreón del Gran Prior, junto a la Plaza de Palacio, nos proponemos llegar caminado hasta el Centro de Empresas, que acoge un importante número de empresas promovidas por emprendedores.

 

 

 

PREGUNTA: ¿Qué imagen te aparece cuando intentas recordar tu infancia y juventud en Alcázar de San Juan? ¿Qué piensas del aprendizaje que recibiste del Colegio de los trinitarios? El haberte criado en las calles de Santa María ¿Imprime carácter?

RESPUESTA. Recuerdo con gran cariño las horas de diversión que pasábamos los vecinos de los pisos en el que vivíamos en la Calle Pio III. Los días de verano eran interminables, la felicidad absoluta, y por la noche, después de cenar, mas horas aún “tomando el fresco”.

El aprendizaje que recibí en la Santísima Trinidad es de un valor incalculable. Los valores recibidos junto a los de casa, la calidad de la educación y la comunidad Trinitaria han sido pilares fundamentales. Al Colegio le agradezco haber recibido las bases de un idioma como el francés, algo poco habitual en gente de mi edad. Mas importante aún es el aprendizaje emocional recibido y el valor de la amistad teniendo aún la suerte de mantener una muy estrecha relación con unos 15 compañeros de la clase de prescolar. Son mi segunda familia.

Santa María es un barrio especial, con historia, familiar, donde todos nos conocíamos. Había mucha actividad a su alrededor: Las fiestas del barrio y la Piscina Municipal, el Bar Carretero, la Panadería Utrilla, el Mercadillo, el Campo de Futbol, la Feria...

 

 

P. Además  de pasarte el tiempo estudiando  ¿Qué  hacías en Alcázar de San Juan durante las vacaciones? ¿Has corrido varias maratones, de dónde te viene la afición? ¿Qué opinas de la ciudad deportiva que tenemos de nuestra ciudad?

R. La verdad es que la afición a las maratones me vino más adelante. En la infancia sólo jugaba al futbol, y de un modo bastante mediocre. Tuve claro desde temprano que no iba a jugar en el Atleti… Debemos valorar mucho las instalaciones deportivas de Alcázar. Piscina cubierta, pabellones, campos de césped, tenis, baloncesto, pádel, skate y hasta un campo de golf!. No hay muchas ciudades del tamaño de Alcázar con tantas opciones.

Mis vacaciones y veranos los recuerdo con una tremenda sonrisa por lo felices que eran. Hasta no me hacia gracia ir a la playa, yo me quería queda en Alcázar!. Si hay algo que valoro es la libertad que un niño de mi edad tenia entonces. Íbamos al campo con las bicis, a la Piscina Municipal, pasábamos horas en el Campo de Futbol, etc. Son tiempos que no volverán y mis hijos no podrán tener la suerte de vivir en un entorno como aquel, con todo el aprendizaje vital que eso te da y que es tan importante para el resto de la vida. Todo ha cambiado mucho

Más adelante, pasábamos algún día en Quero, en Villafranca, en la Alameda, o incluso a Ruidera con los “Vespinos” o con los primeros coches que llegaban al grupo. También nos recorríamos algunas ferias de los pueblos de alrededor “haciendo dedo” sin que lo supieran nuestros padres. Y ya los últimos años antes de la Universidad ahorrábamos durante el invierno para ir unos días de Camping a Benidorm. Volvíamos en el tren desde Alicante sobrándonos 100 o 200 pesetas como mucho. Eran nuestras primeras clases de economía, sin duda.

 

 

P. ¿Por qué decidiste estudiar Ingeniería Civil? ¿Qué rama de la carrera fue la que más te interesó? Cuando eras estudiante ¿Tuviste alguna asignatura relacionada directamente con la ética?

R. Quería estudiar Caminos o Arquitectura. Aprobé Selectividad pero no logré la nota para hacerlas en Madrid, así que en vez de decidirme por algo que no me gustaba, y hacer COU en Madrid, me volví a Alcázar a preparar otra vez Selectividad y subir nota. Ese año aproveché a hacer Delineación en el Instituto de FP, en “Maestría”, con ese titulo ya tenia el acceso a las dos carreras técnicas, pero si hacia Arquitectura tenía que hacerlo en Cuenca. Yo quería estudiar en Madrid. Me matriculé en lo que se llamaba Ingeniería de Obras Publicas en la Politécnica. La Escuela estaba en Atocha, lo que me permitía coger el regional de las 14:50 los viernes para volver rápido a Alcázar. Fue duro, muy duro. De un grupo de 10 amigos que empezamos la carrera, sólo la pude acabar yo. Nunca entendí ese sistema educativo de empezar 400 alumnos y acabar sólo 50. Elegí la especialidad de Transportes y Servicios Urbanos. Estudiabas temas como aforos de tráfico, valoración de transportes o incluso como diseñar cementerios. No estudiamos nada relacionado con ética por aquel entonces. Mis primeros contactos con temas como ética y responsabilidad social corporativa vinieron después, en el Master y en mi trayectoria profesional.

 

 

P. Has estudiado en la Universidad Politécnica y en una de las prestigiosas escuelas de negocios del mundo como es el IE ¿Cuáles consideras que son las principales diferencias respecto a los valores que se promueven en ambas instituciones? ¿Consideras necesario que se impartan materias sobre ética profesional en todas las titulaciones universitarias?

R. Soy bastante crítico con la Universidad. No te prepararon para la verdadera vida profesional. No aprendes prácticamente nada de economía, ni de liderazgo, ni de idiomas, ni tecnología, etc. Deberías recordarlo como una de las mejores experiencias de tu vida y no es así, al menos en mi caso. La Escuela de Negocios es todo lo contrario, es el valor de la practicidad y un baño de realidad. Aprendes a través del método del caso, de historias reales que pasan cada día en el mundo empresarial y como tú lo resolverías. Apruebas si eres mejor que la media de tu entorno, no si sacas un 5. Observas, analizas y planteas las soluciones que crees mas valida, y en virtud del resultado, se mide tu éxito. A mi, desde luego, el paso por el IE me cambió la vida por completo. Para empezar la mayoría de las clases son en inglés, marketing, economía, finanzas, recursos humanos, y por supuesto, ética. Y ese es el mundo real, el mundo al que se enfrentan los jóvenes el primer día que salen de la Universidad.

Ética es una materia que no solo vale para tu vida profesional, sino también personal, pero hay muchos campos mas urgentes que abordar antes de llegar a eso en la Universidad.

 

P. La ética y los valores, son fundamentales en todos los aspectos de la vida, tanto a nivel personal y relacional, como a nivel profesional e interrelaciones laborales. ¿Una empresa funciona mejor si su política se basa en una serie de valores respetados por los trabajadores? ¿Consideras que los principios morales y las exigencias propias de la actividad económica son compatibles en el día a día con la gestión empresarial?

R. Por supuesto. No es que funcione mejor, es que obligatorio para que una empresa compita y sobreviva en un mercado global como el nuestro. El talento cualificado es un bien escaso, y los valores y ética que una empresa tenga en su proceder son un elemento fundamental hoy en día para atraerlo y fidelizarlo. Ahora además del cliente, las empresas se focalizan en el empleado. Si la empresa opera de un modo contrario a las inquietudes de la sociedad y sus empleados, su fin puede estar cerca. El salario sigue siendo uno de los factores principales de un empleado para elegir trabajar en una u otra empresa, pero aparecen estos nuevos conceptos llamados “Salario emocional”. Cada vez nos costará mas encontrar empleados si nuestra empresa no se compromete a contaminar menos, a facilitarnos la conciliación familiar o a devolver a la sociedad parte de los beneficios que esta nos genera.

 

P. Posiblemente, en tu actuación como directivo te has encontrado en la necesidad de tener que tomar decisiones empresariales que te han planteado verdaderas dudas o dilemas morales. ¿Cómo lo has resuelto? ¿Se ha convertido la Responsabilidad Social Corporativa en una exigencia necesaria en las empresas?

R. Lo primero es fácil y además reduce la mayor parte de los problemas posteriores: Cumplir la ley y las normas. No está de mas recordarlo. La transparencia en el sector empresarial ha mejorado muchísimos en los últimos años.

Las decisiones mas duras a las que me he enfrentado han sido las que afectaban a personas. Los años de la crisis que comenzó en 2008 fueron muy duros en este aspecto. A mi me pilló muy joven, con pocos años de experiencia, y tuve que madurar rápidamente. Había proyectos en los que las plantillas de las empresas se redujeron a menos de la mitad y siempre he seguido la misma línea de decisión: Lo primero es garantizar la supervivencia de la empresa. Si la empresa lucha y sale adelante, es muy probable que mas pronto que tarde puedan volver a recuperar a su equipo humano.

 

 

P. Existen muchas personas quejándose sobre la falta de empleos y pocas las que se dedican a crearlos. ¿Qué respondes cuando te preguntan ¿Qué es emprender ¿Qué crees que impulsa a un emprendedor? ¿Qué es lo que más cuesta al iniciar un proyecto de emprendimiento?

R. Soy contundente: No faltan empleos. Lo que ocurre es que la oferta educativa no está alineada con la realidad del mercado laboral. En el sector tecnológico faltan por cubrir decenas de miles de empleos. En sectores primarios, la construcción o la restauración, dentro de 10 años tendremos un problema muy grave. No hay mano de obra que reponga la generación actual. La sociedad tiene su parte de responsabilidad. La generación de nuestros padres, en general, no tuvo la oportunidad de cursar estudios universitarios. Eso hizo que el objetivo que tenían para nosotros es que si tuviéramos esa oportunidad. Todos queríamos estudiar en la Universidad y que estuviera al lado de casa. El sistema lo aceptó y ahora tenemos una población joven supercualificada, frustrada y por otro lado puestos de trabajo sin poder cubrir. Mi generación debe aprender que es tan digno que nuestros hijos sean ingenieros aeronáuticos como que sean carpinteros y albañiles. Evidentemente todos tenemos que tener la oportunidad, pero estar preparados para asumir que puede que no se cumpla ese objetivo.

Debemos dedicarle el tiempo necesario a saber a que nos queremos dedicar en la vida. Ser Ingeniero de Caminos suena muy bien, pero debemos ser conscientes que hoy las únicas oportunidades que estas carreras tienen son, en un 90%, fuera de España, y muy lejos. Debemos prepararnos para hacer las maletas a un país en desarrollo cuando salgamos de la Universidad. Y cuando eso llegue, no debemos frustrarnos y lamentarnos. Tenemos que meter el salario emocional en la ecuación. Yo ahora no estudiaría lo que estudié, seria más feliz siendo carpintero en Alcázar que Ingeniero haciendo una carretera en un desierto de México. El objetivo debe ser alcanzar la felicidad e intentar ser el mejor en lo que haces, sea lo que sea, y aprovechar las oportunidades. No hay nada de malo en que nuestros jóvenes vivan unos años fuera de España y en cuanto tengan la oportunidad, vuelvan. Trabajar fuera es uno de los mejores aprendizajes que podemos tener.

Lo mas difícil de emprender es saber que quieres hacerlo. Estas dispuesto a dejar todo por el proyecto?. Emprender no es una moda. Puedes emprender una empresa propia, o en la empresa en la que trabajas, o en el taller de ventanas de tu padre. Emprender es generar ilusión, valor, ser diferente, innovar, no solo ganar dinero. Google y Facebook sólo hay uno en la vida de entre millones de proyectos.

 

 

P. ¿Cuál crees que es la clave para tener éxito como emprendedor? Muchas iniciativas emprendedoras acaban desapareciendo en un corto plazo de tiempo. En tu opinión, ¿qué haría falta para que esa tasa de fracaso disminuyese? ¿Cuál es la mejor forma de conseguir financiación para un emprendedor?

R. No hay una formula mágica. Es una combinación de varios factores: Trabajo, esfuerzo, diferenciación y, porque no decirlo, una pizca de suerte, como todo en la vida, estar en el momento justo en el sitio adecuado. Dos factores fundamentales: Primero la implicación total y absoluta en el proyecto y el otro es ser dinámico en poder captar todas las experiencias posibles de otros emprendedores, de los que han tenido éxito y los que no. Es mas importante un proyecto bien hecho, que “una idea feliz”.

La financiación depende de tu tipo de negocio, desde luego lo ideal es no endeudarte y conseguir que todos los retornos económicos que obtengas se reinviertan en su totalidad en hacer crecer y mejorar tu negocio. Las opciones son muchas hoy en día, hay mucho dinero con ganas de invertir en buenos proyectos.

 

 

P. ¿Qué habilidades o competencias crees que debe entrenar un emprendedor? ¿Es la clave del éxito de un emprendedor saber vivir con la incertidumbre? ¿La perseverancia es el ingrediente fundamental del éxito?

R. No es la clave pero ayuda mucho, desde luego. Las primeros pasos son relativamente fáciles. Pero una segunda fase es mas complicada, cuando de verdad el proyecto se pone a prueba y ahí la capacidad de resiliencia es fundamental. Es muy importante que el líder tenga su proyecto en mente 24 horas al día. Saber adaptarse a las circunstancias en cada momento, y tener la capacidad de reconocer que, aunque el proyecto sea tuyo, puedes equivocarte.

Un caso de éxito que he vivido de cerca es el de Mas Móvil. Sus fundadores Vivian al 200% para el proyecto. No dudaron en dejar sus trabajos acomodados en grandes multinacionales y sacrificaron muchas facetas de su vida personal. Hoy Mas Móvil cotiza en el IBEX 35. Seguro que esos esfuerzos no han sido la única razón, pero todos tenemos claro que en caso de no haber sido así el proyecto no hubiera salido adelante sin duda alguna.

 

P. ¿Crees que el fracaso es parte del proceso de todo emprendedor? ¿Qué error consideras que debe evitar un emprendedor? ¿Qué importancia crees que tienen en el emprendimiento las redes sociales?

R. No tiene por qué. Del fracaso se puede aprender…o no, depende de ti. No todos los emprendedores de éxito han fracasado en algún proyecto anterior. Pero es que el fracaso no es exclusivo de un emprendedor. Se fracasa en todos los aspectos de tu vida profesional y personal, y no todo el mundo aprende de ello. “Aprender del fracaso” es una frase vacía que se ha convertido en un lema mas sin pararnos a pensar en que significa.

Las redes sociales son una consecuencia que hemos sufrido como parte de la gran revolución tecnológica que hemos vivido estos años. Son importantes para un emprendedor o para una empresa en tal modo de que es un nuevo modo de comunicación con tus colaboradores, potenciales clientes y competencia. Cada red tiene su público, función y modo de manejarte. Hay que conocerlas para saber que podemos recibir si invertimos en ellas, y que queremos recibir.

 

 

P. Después de dar clases y tratar con emprendedores en muchos países, ¿Qué ventajas y desventajas encuentras en los emprendedores españoles? ¿En todo tipo de  empresas las ventas son la clave? ¿Hay que aprender a vender antes que ir al instituto?

R. Esto no va de nacionalidades. Va de personas. Estudiantes y emprendedores españoles los hay extraordinarios y desastrosos. Como los hay americanos, franceses, venezolanos o chinos. Pero si que es cierto que nuestra cultura y modo de vida hacen que tengan innatas algunas condiciones muy favorables, como son la capacidad de adaptación e improvisación y las habilidades intrapersonales y comerciales. Las empresas pueden hacer las cosas bien o mejor, pero sobre todo las empresas lo que tienen que hacer es ganar dinero y ser viables. Es importante recordarlo porque a veces se nos olvida. Una empresa que no gane dinero, muere, y con ello destruye empleo y valor. Y para ganar dinero evidentemente una de las partes mas importantes es saber vender nuestros productos y servicios, pero también controlar nuestros costes, ser competitivos, invertir en innovación… En los colegios hay que enseñar educación financiera. Nos guste o no, vivimos en un mundo capitalista, y hay que saber lo que eso significa desde muy temprano. Nuestros jóvenes deben saber lo fundamental: Lo que es una venta y un ingreso. Lo que es un crédito y las consecuencias que tiene no pagarlo. Saber como el Estado ingresa dinero y como se lo gasta. Hasta donde es lógico endeudarse para comprarse un coche. La educación es el pilar básico de toda nuestra vida posterior.

 

 

P. Cervantes dijo: ¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!

¿Por qué no nos gusta, generalmente, celebrar los éxitos empresariales de nuestros amigos y vecinos? ¿Cuál es el factor diferenciador que hace que una empresa tenga éxito? ¿Cuál es la importancia real de la intuición en los negocios?

R. Es un tema de interesante reflexión que va mas allá del ámbito empresarial. Es una cuestión social y del ser humano, de comparación social. Por lo general el ser humano se alegra de los éxitos ajenos, siempre y cuando el éxito del otro supere el tuyo propio, pero por el contrario puede llegar a tener una bondad y generosidad infinitas cuando alguien lo pasa mal y eso también hay que valorarlo. En los negocios el éxito de una empresa que es competidora tuya se debe ver como una buena noticia. Ese éxito da prestigio a un sector y a una marca país del que se pueden aprovechar el resto de empresas de esa actividad económica. El éxito de una empresa se debe medir en si consigue los objetivos que se ha marcado y para lo que ha nacido. Unas empresas medirán ese éxito por volumen de ventas, otras por rentabilidad, etc. Y en ese éxito es evidente que la intuición, la toma de decisiones y la capacidad de adaptación son fundamentales. Si hace unos años nos dicen que Olivetti, Galerías Preciados, Concorde o Kodak no existirían en el 2019, y que entre las empresas mas valiosas el mundo estarían unos nombres como Google, Alibaba, Amazon, Facebook o Linkedin mas de uno nos hubiera tachado de locos.

 

P. ¿Es más lógico el emprender a los 45 años que a los 25? ¿Merece la pena apostar por uno mismo, es decir, creer en lo se puede ser capaz de hacer? El perfil emprendedor implica una actitud relacionada con la iniciativa, más que un conjunto de competencias profesionales.

R. No hay ninguna regla ni norma que dicte cual es la mejor edad para emprender. Según el MIT, la edad media del emprendedor exitoso en Estados Unidos es de 45 años. Eso dice que la experiencia profesional es clave. Te menciono tres ejemplos que todos conocemos: McDonalds, Coca Cola y KFC fueron fundadas cuando sus creadores tenían 52, 55 y 65 años respectivamente. Siempre tienes que creer en ti. Si no lo haces quien lo va a hacer?. Las competencias y el conocimiento son condiciones necesarias, pero no suficientes. Las herramientas son inertes, no tienen vida, el éxito radica en saber que haces con ellas por eso, y volviendo a tu pregunta, sin actitud y sin iniciativa, no iremos a ningún lado. Para nuestra generación, tener una carrera universitaria comenzó a no ser diferencial. Hoy, por suerte, tener una carrera, un master y hablar inglés es algo normal y no diferencial. Si no lo tienes no juegas la liga Directiva. Tus actitudes, habilidades y la inteligencia emocional hoy son básicas.

El Semanal de la Mancha • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress